San Pedro entre Fuego y Lodo

San Pedro: Del mazazo al chispazo, un batido entre fuego y lodo

Nota de Arq. Jorge Longoria: San Pedro Garza García vive y padece hoy en día lo que a todas luces es el desborde de una errática gestión del desarrollo urbano que administración tras administración y a decir del propio Secretario de Ayuntamiento Bichara tiene su origen desde la gestión del Alcalde Gerardo Garza Sada y a partir de ahi cada día, son mas y mas los casos que se han acumulado, evidenciado y agravado por la ineficiente, desatinada y fallida gestión del actual alcalde Ugo Ruiz Cortés.

 El Editorial que publica el Periódico El Horizonte y que reproducimos en este espacio hace un repaso de la actual gestión en donde no se ve por ningún lado  acierto alguno y mas bien son crecientes los problemas que se agravan porque sus desenlaces son de pronostico reservado, todo gracias a su política que a partir de que “la Ley no se negocia” (solo se tuerce) o se acuerda según la óptica de su urbanismo selectivo, que permite “regularizar” de 3,000 a 4,000 m2 de mas y hasta edificaciones son ningún permiso previo, todo según el tamaño del “acuerdo” para su recolecta o “aportación voluntaria”.

Todo indica que el mazazo dado a la Torre Tanarah que dicho sea de paso, siendo el mas preclaro de todos los casos enlistados en cuanto a su factible regularización era, administrativamente hablando el mas sencillo, dado que su ALTURA autorizada y rebasada en 23 mts. pero que sin haber excedido m2 de lo AUTORIZADO “le gustó” como ejemplo de “orden” tal vez por su alta visibilidad y exposición en la avenida mas transitada, pero a costa de un perverso plan a través de Protección Civil Municipal para declararlo como de “riesgo inminente de colapso” que nunca lo ha estado y que muy pronto quedará esclarecido.

¿De verdad le habrán advertido a Ugo Ruiz sus asesores y colaboradores  del riesgo que corre su futuro político? que es lo que menos le importa a los sampetrinos, dado que lo mas grave aún esta por verse y es el problema que le estará heredando a las siguientes administraciones?, porque su popularidad y aceptación hoy representa un pobre 2% y con eso no le alcanza para sus aspiraciones, ¿o si?

Por: El Vigía | Editorial | ElHorizonte.mx

Fallas ¨derrumban¨ a Ruiz

Si algo quedará marcado a fuego en la gestión del alcalde Ugo Ruiz al frente del municipio de San Pedro será la anarquía urbana. Sumados a los numerosos conflictos judiciales que están en proceso por construcciones irregulares, a la administración panista ya se le han empezado a derrumbar obras, además de la imagen y la confianza de los vecinos.

Como en San Pedro es “muy común” que cualquiera pueda violar la ley al momento de construir –incluso frente a los ojos de las autoridades– se degeneran los procesos, se ignoran las advertencias y se multiplican las consecuencias.

El colapso del muro de anclaje de la edificación de una agencia de autos propiedad del Grupo Rivero ocurrido el sábado, producto de un deslave, expuso nuevamente las ilimitadas atribuciones que tienen los constructores para levantar obras invadiendo propiedades ajenas, y las acotadas –o nulas- respuestas que ofrece el gobierno de Ruiz para frenar estos abusos.

Definitivamente los muros anclados por debajo de las residencias ubicadas sobre Río Rhin, casi esquina con Humberto Lobo, en la colonia Del Valle, afectaron a las viviendas aledañas a la obra.

Sin embargo, como lo sucedido hace un poco más de un mes en el incidente de Valle Oriente, o como el excedente de pisos de la conflictiva Torre Tanarah, da la sensación de que las desarrolladoras trabajan a su antojo a sabiendas de la inacción municipal.

En el caso de la agencia que construye Grupo Rivero, Ruiz y sus colaboradores ya estaban alertados por los vecinos sobre los riesgos que había en el sector y las últimas lluvias confirmaron lo advertido: un muro de 30 metros de largo se desplomó como consecuencia de un deslave.

Lo curioso es que unos días antes personal de Protección Civil había determinado que la obra no representaba un riesgo por la colocación de los anclajes. No obstante, más allá de una inspección ocular en la zona, las autoridades dejaron en el aire y sin resolver el problema de fondo: la violación a los reglamentos de Zonificación y Uso de Suelo. Es decir, todo supuestamente estaba bien, pese a ser una edificación irregular.

Esta incongruencia no debería sorprendernos si tomamos como referencia las declaraciones del secretario del Ayuntamiento, Bernardo Bichara, quien reconoció que anclarse ilegalmente es una “práctica común” en donde el municipio no puede interferir.

“Debe haber cientos y cientos de anclajes en San Pedro y la verdad es que, mientras no pasa nada, realmente nadie voltea a ver eso”, dijo el funcionario. Asumir este gravísimo problema urbano con semejante liviandad es, más que una justificación, una provocación, además de motivar a que continúen dominando el escenario las arbitrariedades de las constructoras.

Es inexplicable que Ruiz no logre dar en el blanco y hacer valer el peso de la autoridad en ninguno de los frentes que tiene abierto. Presumió el mazo en la Torre Tanarah, pero a cambio de librarse de un problema se compró otro, desgastándose en una batalla cuerpo a cuerpo con los dueños del desarrollo, y quién sabe si la ganará.
San Pedro entre Fuego y Lodo
Incendios y colapsos exculpados, deslaves con afectaciones residenciales por “culpa ajena” a la autoridad que solo ha acertado un mazazo y la manipulación de Protección Civil Municipal

El alcalde acumula más juicios por resolver que acciones ejecutadas en su mandato. Todo está inconcluso y la historia vuelve a ser la misma de siempre: la inoperancia para actuar de un municipio maniatado por los intereses de empresarios que ya le encontraron la vuelta y lo han arrastrado a un terreno más fértil para debilitarlo.

En la mayoría de los casos San Pedro se cruza de manos porque, a estas alturas, todo mundo se le ampara. Hoy en el municipio es más fácil construir como uno quiere y después protegerse en los juzgados, bloqueando cualquier intento del Ayuntamiento de poner orden en materia de Desarrollo Urbano.

Está claro que dentro de un contexto distorsionado como el actual los inconvenientes para responder se profundizan por la manifiesta parsimonia de un modelo de gobierno permisivo y poco agresivo para afrontar los enredados casos.

Lo que se presentó en la obra del Grupo Rivero es un déja vu de lo vivido en la zona del Fashion Drive, propiedad del Grupo Inmobiliario Monterrey (GIM), donde el reblandecimiento de la tierra acabó con una explosión de magnitud que se comió la lateral de Lázaro Cárdenas.

Hoy es día en que no se sabe aún cuándo se liberará la arteria afectada y qué tanto es culpable la empresa dueña del desarrollo.

El GIM prácticamente fue exculpado por el municipio de San Pedro, quien atribuyó el incidente a la carga de vehículos cuando el diagnóstico pericial reconoció que el muro del Fashion Drive, anclado a la lateral de la avenida, provocó el debilitamiento en la infraestructura por estar mal construido.

Bichara tampoco se ha quedado atrás si de matizar se trata. En el caso del derrumbe en la obra de la agencia de autos, el secretario culpó al agua que cayó del techo de la casa dañada. Con autoridades tan contemplativas como éstas, como ciudadanos, ¿qué tanto se les puede exigir?

About Staff Movimet

Movimet es un esfuerzo por difundir la Movilidad Metropolitana, la cultura vial y su relación con el Urbanismo, la Planeación, la Vialidad, el Transporte y la Señalética Vial.

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario