Tifon Haiyan 5

Tifón Haiyan el más mortifero y devastador de la historia mundial

Por Staff Movimet | EFE en Cebú

El tifón Haiyan, uno de los más letales de la historia con más de 10 mil muertos

Tifon Haiyan 1
Trayectoria del Super Tifón Haiyan

Haiyan golpeó el viernes el archipiélago de Filipinas convertido en supertifón y dejando a su paso un reguero de destrucción y muerte, como nunca se había visto.

El supertifón se ensañó con dos islas en el centro del archipiélago, Leyte y Samar. Entre ambas suman más de 10 mil muertos y más de dos mil desaparecidos, pero la magnitud de la tragedia y la incomunicación en la que seguían hasta ayer varias pequeñas islas pobladas hace temer que la cifra de muertos sea muy superior.

24 tifones. “Sólo en la isla de Leyte, habrá unas 10,000 víctimas mortales”, declaró el jefe de la policía, Elmer Soria, tras el paso del tifón número 24 de la temporada que golpea en Filipinas y que pasará a la historia como uno de los más catastróficos, especialmente en la capital de la isla, Tacloban.

Tifon Haiyan 3

“La devastación aquí es absoluta”, dijo el ministro de Interior, Manuel Roxas, tras arribar a la población más castigada por el fenómeno meteorológico, a unos 580 kilómetros al suroeste de Manila y con una población de 220 mil personas. Según dijo, “Yolanda ha destruido entre el 70 y el 80 % de la ciudad”.

Tifon Haiyan 0

Antes de la llegada de este último tifón a Filipinas, los meteorólogos habían advertido que podría tener un efecto devastador mayor que el tifón Bopha, que en 2012 dejó cerca de un millar de muertos.

Como un tsunami Además de las muertes provocadas por la caída de objetos a raíz del fuerte viento, con rachas superiores a los 315 kilómetros por hora, una repentina subida de la marea y el fuerte oleaje, similar a un tsunami, parece haber sido la causante de la mayoría de decesos.

“El agua era tan alta como un cocotero. Mientras éramos arrastrados por el agua, vi entre los escombros a mucha gente levantando sus manos y gritando por ayuda”, señaló al diario “Inquirer” uno de los supervivientes de la tragedia.

“No hay electricidad, no hay agua potable, ni comida, nada. La gente está desesperada”, declaró el ministro filipino de Defensa, Voltaire Gazmin, tras comentar que el presidente del país, Benigno Aquino, se quedó “sin palabras” al conocer el alcance de la tragedia.

En la isla de Samar, colindante con Leyte, un miembro del consejo para gestión de desastres local dijo en la emisora de radio “DZBB” que al menos hay 300 cadáveres y unos 2,000 desaparecidos en esta región.

Unos 4.5 millones de personas de 36 provincias de Filipinas se han visto afectadas por Haiyan, de las que unas 330,000 se encuentran en los centros de evacuados.

Ayuda internacional. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon urgió ayer a la comunidad internacional a que continúa mostrando su solidaridad con el pueblo filipino tras el impacto del supertifón.

Ban, que dijo estar “extremadamente preocupado” por las consecuencias del supertifón, recalcó que, como muchas zonas son de difícil acceso debido a que carreteras, puentes y aeropuertos han sido destruidos o están bloqueados con escombros, por lo que la ayuda de emergencia se está distribuyendo por vía aérea y se están desplegando equipos y especialistas en logística.

Por su parte, el presidente de EU, Barack Obama se mostró “profundamente entristecido, pero conozco la increíble fuerza del pueblo filipino y confío en que el espíritu del Bayanihan [trabajo comunitario] se abrirá paso en esta tragedia”.

Obama ordenó movilizar recursos marinos y aéreos de la flota del Pacífico para ayudar a evaluar el alcance del desastre y ayudar en el reparto de agua, material y alimentos de primera necesidad y asistencia médica y de saneamiento.El tifón Haiyan, que azotó a las Filipinas y generó miles de muertos, fue clasificado como el más fuerte medido en la historia, con vientos que alcanzaron los 315 kilómetros por hora con ráfagas de hasta 380, según meteorólogos japoneses y estadounidenses.

Tifon Haiyan 17

Clasificado en la categoría 5, el centro del súper tifón tuvo en el punto máximo entre 870 y 895 hectopascales, reportó la agencia italiana Ansa. 

El récord anterior lo tenía “Tip”, que actuó del 4 al 19 de octubre de 1979 y el 12 de ese mes azotó Guam, en Japón, durante la temporada de tifones del Pacífico. Su diámetro fue de 2.200 kilómetros, en el centro registraron 870 hectopascales y generó vientos de 305 kilómetros por hora.

Tifones, huracanes y ciclones son nombres de un mismo fenómeno meteorológico capaz de descargar una potencia equivalente a diez bombas atómicas como la que se lanzó en Hiroshima.

Los tifones del Pacífico son fenómenos similares a los huracanes que se originan en el Océano Atlántico. En Australia se los conoce como “Willy”, en Haití como “Taino”, en Filipinas como “Baguio”y en India simplemente como ciclones.

Los tifones o ciclones se forman en los trópicos y subtrópicos cuando la temperatura del mar alcanza entre 25 y 27 grados, originando perturbaciones que se trasladan a una masa de aire cálido y húmedo.

Las perturbaciones de la temperatura en ascenso se condensan y atraen el aire más caliente, que genera una especie de reacción en cadena.

Mientras tanto, las corrientes de aire que rodean comienzan a girar hacia la izquierda (en el sentido horario en el hemisferio sur), debido a la rotación de la Tierra, arrastrando las nubes de la perturbación.

Cuando los vientos alrededor de la perturbación se estabilizan en 100 kilómetros por hora, se genera un huracán, ciclón o tifón.

La única zona “tranquila” es su centro, pero las paredes del “ojo de la tormenta” son generalmente el punto donde los vientos soplan con más violencia.

Los tifones suelen ser más numerosos y entendidos como huracanes debido a que el Pacífico es más cálido que el Atlántico.

Una vez formados, los tifones se desplazan de este a oeste y miden entre 500 y 1.000 kilómetros de diámetro.

La escala de intensidad usada para medir estos eventos se llama Saffir-Simpson pues fue desarrollada por el ingeniero Herb Saffir y el meteorólogo Bob Simpson, en 1969.

Esa escala no tiene en cuenta los efectos secundarios tales como lluvias e inundaciones y se basa en la medición de la velocidad máxima del viento a 10 metros de altura y dividida en dos partes, con dos categorías iniciales reservadas para las tormentas (de 0 a 62 kilómetros por hora y de 63 a 177 kilómetros por hora).

Estas dos categorías iniciales se complementan con otras cinco según la intensidad de los huracanes/tifones.

La última categoría, que adquiere la dimensión de “catastrófica”, se alcanza con vientos de más de 250 kilómetros por hora.

Imágenes que conmocionan…

About Agencias y Medios

Información de Agencias Noticiosas y Medios de Comunicación de los cuales se citan los créditos con estricto respeto a los derechos de Autor.

Check Also

Tianjin, China: Tras la explosión, la devastación

china.org.cn Se eleva a 112 la cifra de muertos por explosiones en Tianjin Se elevó ...

Deja un comentario