Walmart San Pedro

Corrupción rima con construcción en San Pedro

¿Cuánta podredumbre hay detrás de las plazas comerciales de Monterrey ?

Por Daniela García | ElBarrioAntiguo.com | Imágenes Internet

Walmart San Pedro

I

Dentro del camión va Rigoberto Juárez Hernández, trailero de profesión. Sus superiores lo citaron frente a la Torre Tanarah. Espera que la carga del día sea acomodada en el tracto-camión que ha manejado por poco más de un año, cuando escucha un gran estruendo y siente como si el tiempo se detuviera durante unos segundos. Un griterío y el caos se desatan a su alrededor. Voltea confundido, sin entender qué es lo que sucede. Su mente tarda unos segundos en registrar que se acaba de salvar el pellejo casi por pura suerte: a escasos metros de donde está sentado cayeron varias toneladas de materiales de construcción desde casi 28 pisos de altura. Dirige su mirada hacia arriba. Alcanza a ver que la grúa utilizada para bajar el material con un brazo metálico de casi 10 metros de largo fue doblada por el sobrepeso, la otra parte de la polea se incrustó en el vidrio de las ventanas del edificio. Por pura suerte se salvó de morir aplastado por el material…Si hubiera estado parado sólo unos metros atrás, no habría más historia que contar para el trailero.

En los últimos años, las avenidas de la zona metropolitana de Monterrey se han ido atiborrando de plazas comerciales al aire libre que llevan nombres extravagantes como Plaza Las Villas o 401. Una ley no escrita les impone restaurantes de moda, como Las Alitas y El Cabo Grill. Y, claro, en una esquina casi siempre habrá un Starbucks lleno de seudo amantes del café, clientes que por una taza aprovechan el internet gratis del local y jóvenes que en su primera, segunda o tercera cita comparten un café helado y tal vez un pan dulce de entre la variedad que ofrece la cadena estadounidense.

Las plazas de este tipo, al aire libre y con restaurantes, boutiques y cafeterías son el nuevo destino privilegiado de los adolescentes en fin de semana. Siguiendo con la tradición, las plazas más populares se encuentran en el enaltecido municipio de San Pedro Garza García, el más rico del país. La Plaza Tanarah es una de las más visitadas, con sus comercios de moda, sus restaurantes atiborrados a todas horas y su incesante tráfico.

El accidente de la grúa que cayó desde la torre atrajo la atención de los medios y las autoridades hacia la corrupción en la entrega de permisos para construir el alto edificio. Lo que acontece en el área de construcción del municipio de San Pedro fue puesto bajo el ojo crítico de la sociedad regiomontana.

Durante días la vialidad de una de las avenidas más transitadas del municipio de San Pedro Garza García se vio colapsada. Las autoridades cerraron la calle Vasconcelos por temor a que los cables de tensión o el resto del edifico se derrumbaran sobre los automovilistas. Los sampetrinos y otras personas se vieron obligados a tomar rutas alternas o atravesar la avenida y buscar atajos por dentro de la colonia que colinda con la Torre Tanarah para llegar a sus hogares, escuelas o trabajos.

Torre de Plaza TanarahLa plaza también sufrió. Aunque permanecía abierta, las complicaciones de la calle espantaban a posibles visitantes, compradores y comensales, dejándola prácticamente vacía por unos días. La gente de Monterrey, y en especial la de San Pedro, no está acostumbrada a caminar para llegar a sus destinos.

—Nos está afectando mucho a las ventas— reclama una guapa rubia de unos cuarenta años.

Está parada en uno de los pasillos de la Plaza Tanarah, de espaldas a la avenida vacía, con una mano en la cintura y la otra en su moderno teléfono móvil que brilla decorado con incrustaciones de cristal barato. Es dueña de uno de los comercios dentro de la plaza.

—Todo porque se cayó la grúa y no han estado pasando muchos carros. Pero eso ya fue hace como… ¿qué? ¿Tres días? Ya pueden volver a abrir la calle.

Tras el incidente, los medios de comunicación regiomontanos se dieron un festín destapando la corrupción en la Secretaría de Control Urbano de San Pedro. En diferentes medios locales se empezaron a publicar reportajes sobre cómo el dueño de la torre y la plaza, Francisco Montemayor, había excedido la altura permitida y por lo tanto la obra podría ser clausurada. También empezaron a sacarse a la luz las mañas de Aldo Decanini, funcionario a cargo de Control Urbano durante la administración de Mauricio Fernández.

Reporte Índigo publicó una nota sobre cómo el antiguo funcionario sampetrino permitió irregularidades y violaciones por parte de los desarrolladores inmobiliarios: edificios que se construyeron sin permiso, modificaciones de proyectos sobre lo autorizado y violaciones a lineamientos urbanísticos. “Hasta el momento se han encontrado irregularidades en los expedientes de 18 edificios en San Pedro, pero este número podría duplicarse cuando concluya la revisión ordenada por el alcalde Ugo Ruiz”, escribió César Cepeda, reportero de Índigo. Entre los desarrollos con autorizaciones polémicas, de acuerdo a lo publicado en ese medio, están El Alear, Metropolitan Center, Torre Helicon, Las Alondras y Tanarah.

Mientras sonaban los reportes del tráfico vehicular ocasionado por el cierre de la avenida Vasconcelos y las quejas de los comerciantes que tienen sus negocios sobre la calle a la altura que fue cerrada (no sólo aquellos de la Plaza Tanarah), el alcalde Ugo Ruiz sancionaba a Montemayor. Fue él mismo quien aceptó que construyeran la torre fuera del límite permitido por la autoridad municipal y reconoció que hubo irregularidades. Pero finalmente, el 3 de septiembre del 2013, el alcalde de San Pedro anunció que se sancionaría a los involucrados en la construcción. Casi un mes después, el 27 de septiembre, el municipio de San Pedro envió un comunicado informando que buscaba “restablecer el orden y la legalidad en materia de desarrollo urbano. El día de hoy, el municipio de San Pedro notificó a los propietarios del edificio Tanarah las sanciones correspondientes por las irregularidades detectadas en la construcción y las multas derivadas del incidente del pasado miércoles 21 de agosto que afectaron la vialidad de una de las arterias más importantes del municipio”.

Las sanciones incluyeron la suspensión total y definitiva de trabajos en todo el inmueble (torre de departamentos), sanción de demolición de las áreas excedentes de altura no autorizados, multa por un total de 13 mil 287 cuotas (860 mil 466 pesos), multa por contingencia en vía pública de 174 mil 879 pesos y multa por obstrucción de carril de 47 mil 175 pesos. Dentro del comunicado se puede leer también una especie de amenaza hacia los constructores: “La administración municipal ratifica su política para hacer cumplir la ley y promover el crecimiento ordenado en San Pedro y envía un mensaje muy claro a los desarrolladores que por omisión o complicidad han violentado la ley y afectado con sus acciones a todos los sampetrinos”.

II

Hace algunos meses se manifestaron en el centro de Monterrey residentes de la colonia Independencia, una de las más antiguas de la ciudad. Durante la manifestación cerraron rutas viales, como se relata en la crónica “Las voces chingonas de la Indepe”. Su enojo se debía a los supuestos planes de las autoridades de San Pedro Garza García y Monterrey para destruir sus hogares y hacer un túnel que conectara a ambos municipios.

Pero los vecinos de Santa Engracia, una pequeña colonia en el municipio de San Pedro Garza García que colinda con la Torre Tanarah y su plaza no se molestarán en salir de sus casas a reclamar a las autoridades; utilizarán armas legales y tendrán un vocero que levante la voz por ellos. Él explica a quien quiera escuchar que son varias las molestias que sufre el vecindario, como el tráfico que se hace para ingresar a la colonia debido a la cantidad de automóviles que buscan entrar a la plaza. Sin embargo, lo que más les molesta es que nunca se les preguntó si estaban interesados en tener una plaza comercial en las afueras de su colonia. Es más, asegura que todo se hizo en contra de los deseos de los vecinos.

—En ningún momento el señor Eudelio Garza ofreció la casa donde vivía en venta. En ningún momento el señor Eudelio Garza dio la firma de su consentimiento para hacer el desarrollo, ni él ni los vecinos—explica.

Eudelio Garza, ya fallecido, se opuso al proyecto de construcción de la plaza puesto que era propietario de un terreno en la zona. Sin embargo, Javier Livas, vocero de Montemayor, asegura que antes de morir lograron convencerlo de vender su casa. El cómo sigue siendo un secreto, pero parece una técnica recurrente para este tipo de desarrollos inmobiliarios.

Al parecer la situación legal de Francisco Montemayor y su torre ha hecho eco en el palacio municipal sampetrino. Pero eso no detiene a los visitantes de la Plaza Tanarah de acudir diariamente a hacerse de un capuccino, comer una tostada de ceviche o comprar ropa en alguna de las boutiques del centro comercial. Una joven mesera barre la banqueta mientras espera que aparezcan los primeros clientes del día ahora que la vialidad de Vasconcelos fluye nuevamente. En la otra esquina de la plaza se estaciona una Suburban plateada y se baja una mujer. Es joven, pero carga un bebé en brazos. El retumbar de sus zapatos de tacón la sigue hasta que ingresa a una tienda de dulces y regalos.

III

Cruzando el municipio de Monterrey, casi llegando a la ciudad de Guadalupe, Nuevo León, otra plaza comercial ha causado molestias entre los vecinos. Hace casi un año, sobre la avenida Las Américas, en un lote baldío de la colonia Contry Sol, comenzaron a derribarse arboles y a colocarse los cimientos para una nueva plaza comercial. Los vecinos, incrédulos, empezaron a indagar sobre la obra, y uno de los trabajadores de la misma fue quien les informó que se trataba de una plaza comercial. Casi al instante se hicieron escuchar las quejas: sobre la misma avenida hay más de diez letreros con fondo blanco y letras de colores en mayúsculas que indican claramente que no se trata de una “zona comercial” y que las construcciones de la misma deben ser puramente residenciales. Pero estos letreros fueron puestos ahí meses, si no es que años antes de que iniciara la construcción.

Los vecinos de Contry Sol marcharon hacia el alcalde de Guadalupe, César Garza Villareal, y le pidieron detener la construcción de la plaza bajo el pretexto de que el terreno de 6 mil metros cuadrados (en la esquina de la calle Alfredo Nobel) es para uso comercial y, aparte, ha causado “molestias, ruido y polvo”.

—Somos colonos de Contry Sol y nos estamos inconformando porque están utilizando un terreno que es residencial, lo están anexando para zona comercial. Debieron haber hecho una consulta con los vecinos, pero no se hizo… Ya metimos nosotros una inconformidad con Desarrollo Urbano— reclama Enrique Arana, vecino de la zona.

En un inicio no sabían que sería construido en el lugar. Tuvieron que hablar con los trabajadores y albañiles en la obra para descubrir que se trataba de un corredor comercial, con dos sótanos para estacionamiento y tres pisos dedicados a locales. Y cuentan con todos los permisos, entregados por la autoridad municipal.

—Es un terreno que tiene el uso de suelo comercial desde hace 20 años porque así lo marca el plan municipal, además de que el plan director del estado lo refuerza en este sentido. Está frente a un corredor urbano.

Pero la mayor indignación de los vecinos proviene del hecho de que el dueño de la obra es el mismo presidente de la mesa de vecinos, responsable de poner las pancartas de “zona residencial” en la colonia y evitar el desarrollo de plazas de este tipo. Tal vez se ahorraba la competencia.

Actualmente la construcción está detenida; las lluvias de hace unas semanas ocasionaron un deslave. Para evitar que suceda de nuevo, se escavaron dos pozos unos metros arriba de donde se están instalando los cimientos de la construcción. Esto ha ocasionado que el proyecto fuera cuestionado nuevamente por los vecinos, quienes al fin captaron la atención de las autoridades de Guadalupe.

La situación ha sido llevada ya antes jueces federales para que dictaminen si la construcción de la plaza es legal o no. Sobre ello, el alcalde explicó:

—El tema lo estaba resolviendo un juez federal. Nos atendremos a lo que el juez resuelva, y en cuanto a la seguridad, Protección Civil está en el reguardo del lugar, así que no hay riesgos para la población. Hay una suspensión que se resuelve la semana que entra, y el juez va a decir si es legal o no es legal el permiso que se dio. Nosotros atenderemos a lo que el juez resuelva. La avenida Las Américas es un corredor urbano que, de acuerdo a la Ley y Plan de Desarrollo de Guadalupe, tiene hasta 50 metros de profundidad sobre avenida Las Américas para desarrollos de tipo comercial. Un juez es quien decidirá si es legal o no el permiso otorgado por el municipio. El cambio de uso de suelo, la fusión de terrenos durante la administración pasada, en 2012, y el permiso de construcción, basado en ese documento que nos permitía dar el permiso, se otorgó el permiso de construcción.

Los vecinos siguen esperando la resolución, pero todo indica que la construcción de la plaza sucederá. Ya hasta se edificó una barda de cemento para alejar las curiosas y críticas de los vecinos.

IV

La corrupción en el área de construcción en Nuevo León es cosa de todos los días, desde las obras todavía inconclusas de reconstrucción después del huracán Álex, hasta los bien documentados abusos de poder por parte de los familiares del gobernador Rodrigo Medina y el Grupo Allende.

Uno de los casos más sonados fue sin duda el Walmart-gate, donde se comprobó que la empresa estadounidense pagó hasta 24 millones de dólares a miembros del gobierno para obtener permisos de construcción en un espacio de San Pedro Garza García. La noticia hizo eco a nivel internacional y llegó a publicarse en tabloides como The New York Times, valiéndole un Pullitzer por su labor.

Uno de los nombres más recurrentes fue el de Aldo Decanini, responsable de Control Urbano durante la administración de Mauricio Fernández en el mismo municipio. Se le menciona en casos de autorizaciones ilícitas obtenidas a través de sobornos y mordidas en edificios de departamentos como Las Alondras, Satras, Lucena, Eva Condominio, Atria, y la Torre Miza; hasta un estacionamiento de la empresa Innova Sports que fue aprobado de manera ilegal.

Respecto a esto, el urbanista y candidato a la alcaldía del municipio, Jorge Longoria, comenta que el problema se debe a que San Pedro sufre de “tramititis”.

—Ha tenido tanto temor, quieren controlar el desarrollo urbano tanto que no entienden lo que están haciendo. Se han creado normativas y reglamentos que son contradictorios unos con otros, y esto a raíz de que no se cuenta con personal capacitado y reglas claras. Un secretario de desarrollo urbano ahí está prácticamente de adorno.

—Pero, ¿por qué se han aglutinado todos estos problemas en San Pedro?

—Hay municipios rurales que no tienen control sobre lo que pasa en su entorno tampoco, y esto es porque el gobierno del estado no ha sabido controlar la situación. Es más notorio en San Pedro, que presume ser vanguardista y estar con los mejores sistemas y controles de tecnologías más avanzados. También por la población del municipio. Es más fácil tener todo junto, por eso las plazas son tan populares. Los comercios se organizan y brindan facilidades a los consumidores, quienes encuentran diversidad de opciones. Es una buena solución y permiten la concentración de servicios, estacionamiento y movimientos menos distantes para encontrar todo en un sitio.

—¿Es viable para los inversionistas?

—Un negocio de bienes raíces inmobiliarias de factor comercial es altamente rentable. Es masivo y se complementa con otros giros… También habría que ver si se construye para vender o rentar, porque los renteros buscan certidumbre en el uso de suelo. Es más viable instalarse en un comercio de este tipo que en la calle de una colonia. Es una buena solución y una buena demanda real y creciente, siempre y cuando se instalen en sitios adecuados, bajo los lineamientos de la ley y los planes de desarrollo urbano del gobierno y su municipio.

Ver Artículo completo:  en el Semanario de El Barrio Antiguo

_________

CONTEXTO

2013 Nov. 11: Caos urbano en San Pedro

 

About Agencias y Medios

Información de Agencias Noticiosas y Medios de Comunicación de los cuales se citan los créditos con estricto respeto a los derechos de Autor.

Check Also

Integrantes de la Comisión Mixta de Colonias portan una banda con la leyenda de clausurado frente al edificio, en Residencial Chipinque. Foto: Marcos Martínez

San Pedro: Vecinos van tras edificios tóxicos. “Clausuran” Kerkus

Marcos Martínez | ElNorte.com “Clausuran” sampetrinos nuevo desarrollo La lucha por frenar el desarrollo desordenado ...

Deja un comentario