Reinventar la vialidad

El Norte / Opinión Invitada / EDITORIAL

Por: Jorge Longoria

Ave. Gonzalitos y sus eterno caosLo vivido en Nuevo León y particularmente en la metrópoli de Monterrey en los primeros días de julio se cataloga en el argot hidrológico como: “Periodo cíclico de 100 años de retorno”, esto en referencia a la inundación de agosto de 1909 que, de acuerdo con los cronistas e historiadores, fue un evento devastador.Pero para los que rondamos en plenitud los 50, tenemos memoria de al menos tres eventos cíclicos cada 20 ó 22 años en los cuales el Río Santa Catarina ha llevado una creciente más allá de lo imaginable o tolerable. Recordamos el “Beulah” en 1967, el “Gilberto” de 1988 y ahora el “Alex” en este 2010.

Ante esto, ¿qué acciones correctivas se han dado a lo largo del tiempo que hayan aportado a la Ciudad algún valor agregado, margen de seguridad u optativo o, en el mejor de los casos, acciones que permitieran una mejor plusvalización o movilidad en el uso y disfrute de esta regiópolis?

Así pues, a 100 años de distancia y a 22 del más reciente evento cíclico, recapitulamos sobre las obras con las que diversas administraciones estatales contribuyeron en su momento con acciones relevantes.

Veamos la lista y cuestionémonos cómo debemos de proceder en nuestro momento actual.

Sólo de los gobernadores postrevolucionarios, cuya obra pública se haya enfocado a reforzar la estructura vial en el centro metropolitano de Monterrey, y que en su momento fueron catalogadas como la visión estadista pro urbe, de los últimos 70 años, destacamos lo siguiente:

Bonifacio Salinas Leal (39-43), inicio de canalización del Río Santa Catarina; Ignacio Morones Prieto (49-52), conclusión y encauzado del Río Santa Catarina; Raúl Rangel Frías (55-61), reubicación de la Estación Unión para enlazar calles, avenidas y colonias que entrecortaban las vías y con ello amplió avenidas como Juárez, Zuazua, Pino Suárez, Gonzalitos, Universidad, Venustiano Carranza, Leones y Constitución.

Eduardo Elizondo (67-71), obras viales como el complejo Gonzalitos, par vial Pino Suárez y Cuauhtémoc y sus puentes, ampliación de Juárez y construcción de la Central de Autobuses; Sócrates Rizzo (91-96), Anillo Vial Metropolitano en su primera etapa de 25 kilómetros y túnel de la Loma Larga; Fernando Canales Clariond (97-03), segunda etapa del Anillo Vial Metropolitano y el Puente Viaducto La Unidad; Natividad González Paras (03-09), ampliación de Venustiano Carranza, integración urbanística Parque Fundidora-Macroplaza, señalización vial alfanumérica y concepción de 49 ejes viales metropolitanos.

Podríamos generar varios tomos de “La Majestuosa Obra Pública Estatal y Municipal”, pero como los hechos hablan, el resultado es desolador: un centro metropolitano de Monterrey (CMM) conformado por las avenidas Gonzalitos, Fidel Velázquez, Nogalar, Los Ángeles, Churubusco y Constitución que circunscriben cerca de 3 mil 500 hectáreas y que con menos de 100 mil habitantes nos arroja una raquítica densidad de 28 habitantes por hectárea.

Es decir, un centro metropolitano desolado y desahuciado, con una minusvalía imperante debido más que nada a que este CMM ha estado ausente en la lista de obras de vialidades que permitan el transitar metropolitano por y entre sus entrañas.

Sí hay obras magnas, pero ¿cómo circular hacia ellas?

La razón, solamente cuatro vialidades francas conectan de un extremo a otro de este CMM: norte-sur: par vial Pino Suárez-Cuauhtémoc y Félix U. Gomez; y oriente-poniente: Ruiz Cortines y el par vial Madero-Colón.

Fuera de estas vialidades, ninguna otra le permite incursionar y transitar en forma franca de un extremo a otro, de ahí que actualmente el CMM es un macrotapón vial, ya que sólo se transita por su periferia.

Tenemos prácticamente la misma circulación y sentidos viales desde 1955… ¡desde hace 55 años! nadie, ningún Gobernador o Alcalde de Monterrey se ha atrevido desde entonces a alterar “la herencia histórica del transitar de los carruajes de nuestros abuelos”.

Estamos ante un evento sin precedentes, la Ciudad y particularmente el CMM, está trastocada. Evitar la remediación 55 años después y 3 millones de habitantes más es propiciar el colapso, no sólo de la movilidad, sino de la misma productividad.

Estamos ante una oportunidad única de reinventar y darle una nueva oportunidad al centro metropolitano de Monterrey. Urge la implementación de pares viales con alcance metropolitano, iniciemos hoy la remediación para pasar de cuatro a 16 ejes y pares viales. ¡Sólo falta la visión estadista!

Nota de Movimet: Este tema fue ampliamente advertido desde 1995 en el Articulo “Circulación vial en ruta de colisión”

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario