2000 10 15 Tras la tormenta

Tras la Tormenta…¿la calma?

El Norte | Locales | Regiópolis 20/20
por: Jorge Longoria
A una semana de haber sufrido los embates de otra “colita” de un huracán venido a menos, esta vez llamado Keith, esta vez ciudadanos pudientes e indigentes de nuestra Regiopolis, tratan de asimilar lo ocurrido.

La zona afectada varia de tormenta en tormenta, esto es dependiendo de si la descarga o precipitación pluvial se acentúa en tal o cual municipio o cuenca, por lo que esta vez correspondió a San Pedro Garza García la nota principal, además de ciertos sectores de Valle de las Brisas en el sur de Monterrey, por lo cual las imágenes del desastre variaron un poco.

Damnificados pudientes e indigentes

“Acostumbrados” a ver como los mas afectados a los indigentes o marginados, en donde es común ver colchones y roperos flotando en las crecientes, y últimamente vochos, o camionetas chocolate ya “tradicionales” en sectores de San Nicolás, Guadalupe o Escobedo, o bien los afectados de siempre que viven en las márgenes de los Ros la Silla, Pesquería, Topo Chico o el Arrollo Seco, ahora se “apuntan” en el recuento, sectores de clase media y alta, por lo que se sumaron vehículos deportivos, “todo terreno”, van´s, utilitarios, muebles importados, cocinas integrales, etc., sin embargo, los resultados fueron los mismos, pérdidas patrimoniales muy lamentables de bienes muebles e inmuebles.
Lo sobresaliente; Toneladas de escombro, bardas colapsadas incapaces de contener el exceso de tierra saturada, jardines socavados, calles y taludes deslavados, además de claras evidencias de resurgimiento de “arroyos secos” que resurgieron en otrora placenteras calles con caudales de mas de metro y medio de tirante de agua (Caso de la calle Vizcaíno en Las Brisas y Ave. Colonial de la Sierra en San Pedro).
Esto ultimo solo viene a acrecentar el acervo de la historia sobre la histeria colectiva contra lluvias continuas o intermitentes de mas de 24 horas y que al menos en los últimos 20 años tuvieron su parte aguas (valga la expresión) en 1988 con el Gilberto.
Si acaso lo rescatable esta vez fue el no lamentar perdida de vidas humanas gracias a que la lección poco a poco se empieza a asimilar y por fin se dan señales de que ha surgido la cultura de la previsión, toda vez que las autoridades educativas del estado supieron enfrentar con “autoridad” la decisión de alertar a la población al decretar la suspensión de clases escolares en todos los niveles un día previo a la tormenta.

El acervo y el deslinde

Lo cuestionable, sin embargo, es la contraparte de la “rápida” reacción de las autoridades que persisten en focalizar lo mas pronto posible las desgracias, en un afán de rápido deslinde de responsabilidades, que mas bien refleja la impotencia ante la magnitud de la evidencia.
Inmediatamente se dan datos estadísticos de fechas de autorizaciones para acotar la desgracia en periodos de otras autoridades por lo que ahora sabemos que Olinala y Colonial de la Sierra en San Pedro se autorizaron hace mas de 25 o 27 años, al igual que los sectores de San Agustín.Por otra parte, el que se acote el periodo de origen de tal o cual fraccionamiento, no exculpa la falta de atingencia en la que incurre administración tras administración al eludir lo que es una verdadera falta de planeación de proyectos contingentes que encaucen, restituyan o aminoren los cauces de aguas bravas que a fuerza persistente de lluvia tras lluvia va recobrando su cauce natural, vaya “esta es la lección de la naturaleza” como bien señalara el Gobernador Canales Clariond, pero la pregunta es¿Quién la ha aprendido?.
Sabemos que se han hecho esfuerzos sobre todo en el aspecto normativo y reglamentario para el control de construcción, que hasta raya en excesiva burocratización de tramites para nuevas autorizaciones, además de que ahora se exigirán fianzas para los constructores, pero lo que aquí es de llamar la atención es que la “cultura de la previsión” no alcanza todavía a las arcas municipales, por lo que, pensar en fondos para contingencias aun no se constituyen, mucho menos se prevé inversiones progresivas en obras de amortiguamiento o canalización de aguas bravas en sectores recurrentes de estos fenómenos catastróficos.

La Reacción sin razón


No obstante, estos eventos que hoy resurgen y la reacción (no se puede hablar de iniciativa) al menos en pronunciamientos de la autoridad estatal que, lo mismo descalifica y “entierra” proyectos de ingeniería hidráulica de Agua y Drenaje, como “descubre” opciones y nuevos planes para llenar de pozos de absorción la ciudad, o bien que por decreto sentencia que la Regioplois no se inunda sino que solo ve correr el agua, solo contribuyen a crear mas temor sobre el desatino de en la búsqueda de soluciones de fondo.
La SEDUOP esta, en todo caso, evidenciado un desconocimiento histórico sobre la periodicidad cíclica del comportamiento climático e hidrológico, que al menos en los últimos 40 años a inundado sectores y barrios enteros causando la perdida de vida de centenares regiomontanos.
Se esta ignorando que al menos la generación de entre 40 y 50 años ha visto al menos en 2 ocasiones el río Santa Catarina a punto de desbordarse (el Biulah en 1967 y el Gilberto en 1988) y ratifica además, que mas bien existe una autoridad novel ante problemas añejos.
Se subestima que grandes tramos de las Ave Constitución y Morones Prieto son bordes ribereños artificiales y por lo tanto susceptibles de deslave o rompimiento, con lo cual se podría causar una gran catástrofe de inundaciones en el centro de Monterrey, por ser esta la parte baja de la ciudad.
Ignorar lo anterior, es evadir la responsabilidad e ignorar los sucesos que cíclicamente se repiten, es desestimar el sacrificio de muchas vidas anteriores, es no haber aprendido la lección de la naturaleza, pues no es la primera vez que esto ocurre y en donde los vecinos pudientes o indigentes han peregrinado por soluciones de fondo a lo que a todas luces es evidente: Son victimas de una complicidad de explotación en el uso y abuso de diseños urbano no acordes con la topografía y geología del lugar.

Cultura de la Prevención


Mientras la autoridad aprende la lección de la naturaleza y los alcaldes futuros aprenden portugués, y sin pretender ser alarmistas, dentro de un estricta objetividad y atendiendo la historia, que nos remite a mediados de Septiembre de 1988 cuando azota el Gilberto a la Regiopolis y que posteriormente dentro de los 30 dias siguientes se presenta el colapso de un edifico de departamentos en la Col. Balcones del Valle en donde lamentablemente 6 personas perdieron la vida, no podemos mas que advertir sobre los signos de otra posible catástrofe.
Los riesgos geológicos en la Sierra Madre dada la naturaleza misma con cambios abruptos en su relieve siempre estarán latentes, ya que posterior a altas precipitaciones pluviales y avenidas torrenciales de agua, la estratigrafía de su suelo en gran parte compuesta de aluvión que actúa como esponja seca, absorbe una gran cantidad de humedad y con ello trae consigo el incremento de riesgos, tales como deslizamiento de masas rocosas y socavamiento del subsuelo.
Por ello si usted es de los que ha decido convivir y confrontarse con la naturaleza misma, es importante que atienda los puntos de revisión y observación de su propiedad y entorno y con ello fomentar la cultura de la previsión de riesgos a través del conocimiento y referencia estadística, además de procurar el mantenimiento correctivo y preventivo de su bien y con mayor razón si por su casa pasó literalmente un torrente de agua brava. Por ultimo, no subestime su “suerte” si fue el menos afectado que su vecino, no existe garantía de que el cauce en el futuro no sea desviado por su propiedad.

Decálogo para la Cultura de la Prevención

En su propiedad: “Agua pasa por mi casa…”


1. Registre fotográficamente y detecte referencias físicas sobre el rastro del paso del torrente en patios y jardines. En interiores haga mediciones sobre el nivel de agua en muros.
2. Si Observa fisuras o grietas en muros, antes de repararlas o resanarlas, regístrelas fotográficamente tanto en su trayectoria como en su extensión y dimensión.
3. Ante grietas en muros, solicite a su constructor la colocación de “testigos de yeso” (parches de yeso de colocados como grapa sobre las fisuras con un espesor de 2 mm y de 20 x 20 cms.) anote sobre el mismo fecha y escala de referencia (una pluma o lapiz) al menos durante un mes dele seguimiento a su posible avance en extensión o apertura.
4. Si el “testigo de yeso” se abre o rompe, significa que todavía esta en movimiento y puede presentar un problema mayor.
5. Para la reconstrucción de muros y bardas procure asesoría de Ingenieros Estructuristas. (Pregunte por peritos especializados en el Colegio de Ingenieros Civiles)
6. Para la previsión del paso de futuros torrentes de aguas bravas, tome en cuenta los registros fotográficos y referencias físicas detectadas.

En su entorno vecinal: Agua que nos has de beber…


7. Si colinda con muros de contención, visite y obtenga información con su vecino sobre los puntos que observo y registro en su propia residencia, si no se colapso, no significa que no haya resentido alguna fatiga que debilite su resistencia.
8. Registre fotográficamente y obtenga referencias físicas de posición y ubicación sobre promontorios rocosos que estén susceptibles a rodar en su entorno vecinal, incluya si es posible con plomada de referencia datos de arbotantes, árboles y cordones de banqueta.
9. Registre estadísticas de la captación pluvial reportada por las autoridades (estas lluvias furon de 120 mm en promedio) y observe las referencias físicas de arroyos vecinos formados por el torrente, tanto de su cauce como de su nivel máximo, esto le dará punto de referencia ante pronósticos de precipitación pluvial.
10. Periódicamente al menos cada seis meses y después de cada lluvia vuelva a repetir el registro fotográfico de su entorno vecinal, procurando hacerlo desde los mismos puntos de referencia, compare, y reporte a la autoridad competente cualquier variación observada.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Incendio Autopista y vehiculos 4

California: Incendio forestal alcanza principal autopista I-15

  AFP Un incendio forestal llegó a una autopista de California: destruyó 20 vehículos y ...

Deja un comentario