Pega publicidad callejera a peatones y conductores

El Norte / Locales / ENTREVISTA

Por: Cesar Cepeda y José Villasáenz

Están por toda la vía pública y se reproducen a diario.

Uno de sus objetivos es el peatón, quien se los topa al caminar por la banqueta… en una cabina telefónica… en una parada de camiones… en una cartelera… en la marquesina de un negocio, en la pared de un edificio, en el puesto de un lustrador de zapatos.

Lo mismo sucede con los automovilistas: el conductor los contempla colocados en los puentes peatonales, tapizando los camiones urbanos, en las vallas de una construcción, en los espectaculares instalados en las vías principales de la Ciudad.

En los diferentes cruceros el automovilista abre la ventanilla y le llega a sus manos en forma de un volante hecho en papel.

Los avisos publicitarios se multiplican y surgen en diferentes tamaños y formas a lo largo de la Ciudad.

“Son como gremlins”, dice Jorge Longoria, consultor y ex Secretario de Desarrollo Urbano y Ecología de Monterrey.

Están desde los tradicionales, como los panorámicos, las carteleras, las mantas, hasta los más nuevos y alternativos: vehículos que circulan por las avenidas exhibiendo marcas y negocios, o que están detenidos en un punto de congestión.

Los alcances de la publicidad exterior no se limitan al espacio público. Cada vez es más cotidiano ver avionetas mostrando un anuncio o algún globo aerostático exhibiendo una marca en el cielo regiomontano.

¿Son publicidad exterior las luces que proyectan en el cielo los casinos regiomontanos?

El reglamento de Anuncios de Monterrey, que data de hace más de 20 años, no sólo no regula estas señales como publicidad, sino que no existen para las autoridades.

Desde el inflable publicitario a un costado de alguna avenida principal, como Gonzalitos, Garza Sada, Lázaro Cárdenas, hasta esos pequeños letreros caseros colgados en una malla ciclónica o en un poste de la CFE, la publicidad exterior se extiende sin control por los municipios metropolitanos.

“Banquetes para todo evento social. Llame…”, reza un pedazo de madera sujetado con clavos en un poste de luz en la Colonia Dos Ríos, en Guadalupe.

Los puentes peatonales, que han sido paulatinamente concesionados por los municipios a empresas de publicidad, están convertidos en simples bases para soportar las grandes estructuras publicitarias que les son montadas, causando un problema de seguridad.

No hay espacio urbano que se resista a la publicidad y a su invasión.

El camellón inferior de la Línea Uno del Metro era un territorio virgen y sin uso para las carteleras que proliferan por el espacio público.

Bueno, era virgen hasta hace un mes que comenzaron a instalarse decenas de mamparas en la parte central de las avenidas Colón y Simón Bolívar.

En un recorrido de EL NORTE, se contaron unos 35 escaparates, que tienen una altura de 2 metros por 1.20 de ancho. Estructuras similares a las colocadas en las paradas de camión.

En su mayoría, las mamparas, que fueron fijadas con cemento al camellón, se ubican en cruces donde pueden ser vistas por más conductores.

“No quiero imaginar cuando le pongan publicidad”, expresó Juan Carlos Montes, conductor y vecino de la Colonia Vista Hermosa, en Monterrey.

“Deberían prohibirlo, porque si de por sí ya hay contaminación (visual) con las columnas del Metro, ya te tapan visibilidad, pues ahora con esto”.

La tendencia de concesionar el espacio público llegó también a Santa Catarina el pasado 7 de marzo.

El Cabildo autorizó a la empresa Transformaciones Metálicas Especializadas la colocación de 120 gabinetes de publicidad, a cambio de reservar el 10 por ciento de este espacio para difundir los programas municipales y mil láminas para nomenclatura de las calles.

About Agencias y Medios

Información de Agencias Noticiosas y Medios de Comunicación de los cuales se citan los créditos con estricto respeto a los derechos de Autor.

Check Also

Torrelago 2

Valladolid, España: Distrito Torrelago respetuoso con el medio ambiente

es.eruronews.com Distritos europeos más respetuosos con el medio ambiente Los edificios de Torrelago ya han ...

Deja un comentario