Muestran cara ‘rapada’ montañas de Monterrey

El Norte / Locales / Entrevista

Por: Osvaldo Robles

Monterrey es la Ciudad de las Montañas… devastadas.

Los cerros que rodean el área metropolitana, y que son promovidos como uno de sus principales atractivos turísticos, sufren la depredación del explosivo desarrollo urbano.

En la última década, las montañas de Monterrey han sido prácticamente devoradas por el crecimiento de la mancha urbana, que ha dejado sus huellas visibles a corta y larga distancia.

Ni siquiera el Cerro de la Silla, ícono de la Ciudad, se salva del fenómeno que afecta por igual o en mayor medida a cerros como Las Lajas, Loma Larga, El Mirador, La Corona y la Sierra Madre, en los alrededores de Chipinque.

El Cerro de El Mirador, en San Pedro, es tal vez el más afectado por la depredación, con la construcción de al menos tres fraccionamientos y edificios multifamiliares a lo ancho de sus faldas.

En Monterrey, cerros como el de Las Mitras y el Topo Chico exhiben las huellas de la explotación de material para la construcción de la que fueron objeto en el pasado, con enormes huecos en donde alguna vez estuvieron ubicadas las pedreras.

La falta de vivienda para la población de escasos recursos también ha provocado la urbanización forzada de algunos cerros como La Campana y Sierra Ventana, que lucen repletos de construcciones sin ningún patrón a seguir.

Para el ecologista Guillermo Martínez Berlanga, la situación es más grave de lo que parece, pues de acuerdo con cifras de la UNESCO y la OMS el área metropolitana enfrenta un déficit de 7 mil hectáreas de áreas verdes “¿A qué le estamos apostando?”, cuestionó el ambientalista, “hemos tapado, según datos del Municipio de San Pedro, 105 ríos y arroyos en la zona metropolitana de Monterrey en los últimos 20 años.

“Apenas tenemos 350 hectáreas de áreas verdes según datos oficiales, contando camellones, ochavos, jardincitos, placitas, es decir, 15 metros cuadrados por habitante, que son los mínimos.

Existe como reserva ecológica sólo el 1.5 por ciento del total del Estado, añadió, apenas 186 mil hectáreas de las 6 millones y medio de hectáreas que tiene el territorio de Nuevo León.

Para quienes habitan frente a las zonas devastadas, la construcción en las montañas es una problemática seria que debe ser atendida por las autoridades cuanto antes.

Elena Moreno, vecina de la Colonia Lomas de San Agustín, es testigo de la depredación del Cerro del Mirador a las puertas de su casa, donde se construye el fraccionamiento Lomas de Montecristo.

“Ese lugar donde están construyendo era una cañada”, advirtió, “por ahí bajaba el agua y ahora la convirtieron en una calle.

“Monterrey ya no va a ser la ‘Ciudad de las Montañas’, va a ser la ciudad de las casas en las montañas”, añadió.

Juan Ignacio Barragán, Secretario de Desarrollo Urbano de San Pedro, donde actualmente se urbanizan siete fraccionamientos en zona de montaña, señaló que los Ayuntamientos se encuentran imposibilitados para rechazar la mayoría de los desarrollos en proceso.

La razón, explicó el funcionario, es que muchas de las autorizaciones fueron obtenidas antes del 2003, cuando aún estaba vigente el anterior Plan de Desarrollo Urbano emitido en 1988, que fijaba como único límite de construcción estar abajo de la cota 800.

“Si a mí me preguntaras si yo quisiera que esos fraccionamientos existieran, pues no, no quiero, pero no está en mi poder, lo único que está en nuestras manos es tratar que estos fraccionamientos no generen riesgos”, expresó Barragán.

Actualmente, agregó, el Municipio consulta públicamente un nuevo reglamento para la construcción en laderas y montañas que impedirá construcciones en pendientes mayores al 45 por ciento, a diferencia de las que se construyen con pendientes de hasta 60 por ciento.

Su homólogo en Monterrey, Jorge Longoria, coincidió en que los fraccionamientos son producto de una legislación deficiente y, aunque en la mayoría de los casos las construcciones son técnicamente factibles, atentan contra las montañas.

“Si bien es cierto que técnicamente sería factible, también lo cierto es que hoy la técnica estaría chocando con la realidad y la percepción de los ciudadanos, y aquí lo que más cuenta es la percepción del ciudadano”, mencionó.

Actualmente en Monterrey se construyen 30 fraccionamientos en zonas de ladera y montaña, 12 de ellos aprobados por administraciones anteriores a la actual.

 

 

 

Una avalancha de construcciones

 

Ésta es la cantidad de fraccionamientos en proceso de urbanización en zonas de ladera y montaña de Monterrey y San Pedro.

 

En Monterrey

 

 

Valle Alto El Diente unifamiliar y multifamiliar 14
San Jerónimo unifamiliar 4
La Estanzuela unifamiliar 4
Satélite unifamiliar y multifamiliar 2
Sur indefinido 2
El Uro unifamiliar 1
La Bola habitacional unifamiliar 1
Los Cristales unifamiliar 1
Lázaro Cárdenas unifamiliar, multifamiliar y comercial 1
Total 30

 

 

 

NOTA: Doce fraccionamientos cuentan con autorizaciones anteriores a la administración actual.

 

San Pedro

San Agustín unifamiliar 3
Campestre unifamiliar 2
Las Calzadas unifamiliar 1
Joya de la Corona unifamiliar 1
Total 7

NOTA: Todos cuentan con antecedentes de autorización estatal y municipales, la actual administración no ha aprobado ninguno.

FUENTE: Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología de Monterrey y Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología de San Pedro

About Agencias y Medios

Información de Agencias Noticiosas y Medios de Comunicación de los cuales se citan los créditos con estricto respeto a los derechos de Autor.

Check Also

Torrelago 2

Valladolid, España: Distrito Torrelago respetuoso con el medio ambiente

es.eruronews.com Distritos europeos más respetuosos con el medio ambiente Los edificios de Torrelago ya han ...

Deja un comentario