San Pedro requiere casco protector

El Norte | Locales | Pulso Urbano

Por: Jorge Longoria

Negocio creciente… Problema latente

La tranquilidad de San Pedro Garza García se ha visto sacudida con una noticia poco común en su habitual costumbre sosiega.

En días pasados, una explosión de un depósito de combustible alertó a un amplio sector de su zona del casco.

Esto, que para muchos sampetrinos tal vez pasa desapercibido, viene a poner en evidencia un asunto que la autoridad municipal ha tolerado con cierta indiferencia, y que cientos de familias se ven resignados a soportar.

Me refiero a la “”conveniencia” obligada de talleres, flotilleros y centros de distribución que pasaron de ser un negocio pequeño y familiar a una empresa de grandes proporciones con socios acaudalados.

NEGOCIO CRECIENTE

Pero antes de que se malinterprete o se quiera aplicar justicia ciega sin medir proporciones, es justo aclarar lo siguiente.

Una buena cantidad de sampetrinos finca su ingreso familiar en base a la libre comercialización de fletes y acarreos, y para ello cuenta con su propio camión de volteo o de redilas.

Estas personas, por fuerza, utilizan la vía pública para estacionar su vehículo de trabajo en las noches y frente a su domicilio, ya que durante el día se dedican a lícita actividad de la transportación de mercancías o materiales.

Ellos en día no representan el problema que estamos ventilando aquí, mientras se conserve su escala individual y que ésta no repercuta a terceros.

Sin embargo, el problema crece cuando, contradictoriamente, la prosperidad se asoma a su negocio.

De tener un camioncito de volteo, al paso del tiempo ya cuenta con una flotilla de camiones de volteo.

El paso siguiente es el de darles mantenimiento menor y hasta mayor. Es aquí donde el problema se acrecenta.

Llega la acumulación de refacciones, de combustibles y evidentemente la saturación del espacio físico y la consecuente ocupación de la vía pública.

Problema latente.

Tal ha sido seguramente la situación que ha prevalecido en múltiples sitios del casco de San Pedro Garza García.

Es común encontrarse por entre las calles angostas y secundarias, como Garza Ayala, Guillermo Prieto, Hidalgo, Porfirio Díaz o Galeana, etcétera, no sólo camiones de volteo estacionados, sino tractocamiones con capacidades de carga y arrastre de 40 ó 50 toneladas circulando y maniobrando en sus reducidas esquinas.

PREVENIR O LAMENTAR

Llama poderosamente la atención que existan y se toleren talleres de mantenimiento y resguardo, como los localizados en Guillermo Prieto y Galeana, o el de Garza Ayala, entre Santa Bárbara y Guillermo Prieto, así como el localizado en Garza Ayala entre Corregidora y Aldama.

Estos centros de servicio y mantenimiento guardan las mismas condiciones del que recientemente sufrió la explosión y sembró terror en el sector.

Existen además un sinúmero de sitios que ya han rebasado la escalable economía doméstica y que se encuentran en franco desborde de su espacio domiciliario, por lo que la ocupación de la vía pública es ahora su espacio o extensión de su negocio.

Ejemplos de esto los encontramos en Galeana, entre Matamoros y Garza García, o bien el localizado en Garza Ayala, entre Corregidora y Aldama.

Es urgente que la administración de Fernando Margáin Berlanga se decida a enfrentar el “”toro por los cuernos” y ponga orden en un sector que socialmente tal vez no demande públicamente en conjunto su tranquilidad, pero de que existe el temor y la contaminación del sector sí existe.

Es aquí donde deben aplicarse las estrictas medidas de regulación de uso del suelo.

Es evidente que la proliferación de estos talleres en cercanías con centros educativos y zonas habitacionales viola flagrantemente la compatibilidad del uso del suelo.

Tal vez la razón que argumenten para su permanencia se finque en su antigüedad, pero la antigüedad debe estar asociada con la escala, y actualmente la escala inicial con que surgieron se ha multiplicado a la “”n” potencia.

En esta regulación prácticamente está involucrada toda la administración municipal, dígalo si no requieren intervenir las siguientes dependencias.

Desarrollo Urbano

Ecología

Salud

Tránsito

Protección Civil

Secretaría del Ayuntamiento

El Cabildo

Como se puede percibir, en manos de la administración municipal está la solución para brindarle a San Pedro un verdadero casco protector. El no hacerlo es seguir en la actitud evasiva del verdadero problema, no sólo de compatibilidad del uso de suelo, sino de la seguridad de sus habitantes.

 

 

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario