Un testigo ocular del ciclo generacional

El Norte | Locales | Pulso Urbano

Por: Jorge Longoria

Centro Antiguo de Monterrey

En urbanismo es frecuente escuchar hablar del “ciclo generacional urbano”. La experiencia teórica de muchos estudiosos de urbanismo, siempre hace referencia a ejemplos mundiales en donde a través del tiempo, los centros de las ciudades sufren una metamorfosis generacional en donde, por vejez u obsolescencia, las cosas y los sitios cambian o se transforman.

Así las cosas, de la teoría a la práctica o bien como dice el refrán popular “del dicho al hecho hay un buen trecho”, no es lo mismo platicarlo que vivirlo “en carne propia”.

La moda, las nuevas teorías y tendencias urbanas, o bien los nuevos atractivos o los cambios violentos de las cosas y los sitios, sean estos provocados o acelerados por decisiones urbano-políticas, se dan por sí o por fuerzas económicas extremas.

INICIO DEL FIN

En la actualidad, y desde 1985, el centro de la Ciudad de Monterrey pasa por una metamorfosis de cambio en su composición urbana y uso del suelo.

Son dos los grandes detonadores urbanos que han impactado a la Ciudad. Primero, la gran obra de la Macroplaza que dio paso a toda una nueva expectativa de regeneración urbana. Ahora en este año, el Proyecto Santa Lucía que el Consejo Estatal de Rehabilitación Urbana lleva a cabo.

No negamos que el macroproyecto de la Macroplaza vino a inyectarle vialidad y nueva fisonomía a la Ciudad, sin embargo con su modernidad y detonación posterior está arrasando con toda una secuela de sitios memorables para la generación que nacimos en los cincuentas.

Este gran detonador urbano que, de un plumazo, borró viejos y decadentes barrios, así como obligó al cambio de costumbres, se ha llevado entre sus escombros recuerdos vividos por una generación auténticamente oriunda de Monterrey.

Esto, e insisto, pese a estar registrado como un fenómeno cultural de las grandes urbes, no deja de traernos cierta nostalgia a quienes vivimos y crecimos en esos barrios, por eso a manera de pequeño homenaje a esas vivencias quisiera pasar lista de tantos sitios memorables.

PRIMER BORRON

En lo que se considera la primera gran sacudida de su pasado, con la acción de construcción de la Macroplaza, del viejo Centro de Monterrey, “saltaron” entre otros lugares distintivos el Cine Elizondo; el Cine Rex; El Patio; la casona de la Universidad de Nuevo León, ubicada en Matamoros entre Zuazua y Doctor Coss (donde ahora está el Teatro de la Ciudad), y que antes inició con la Facultad de Biología y posteriormente vio nacer a la Preparatoria 8.

De igual manera, decenas de edificios de departamentos y grandes comercios como el que alguna vez alojó a Sears en la esquina de 15 de mayo y Zuazua o bien la Panadería El Nopal, de tan gratos recuerdos.

La apacible y arbolada placita de Juárez frente al Palacio de Gobierno; la Gasolinera de Allende y Doctor Coss; la Fuente de Monterrey; la frutería de Diego de Montemayor y Juan Ignacio Ramón, con su llamativo piso de mosaico de cubos negros y grises, etc., etc.

SEGUNDO BORRON

En 1993, surge el segundo aire de la modernidad y ahora amenazante y retador hacia las casonas de sillar con techos de madera y rellenos terrados, surge victorioso el majestuoso proyecto del Río de Santa Lucía.

Un proyecto que habrá de brindar nuevos espacios turísticos, nuevas opciones de asentamientos habitacionales y sobre todo la oportunidad de que surja la nueva generación de los próximos 40 años.

Con su desarrollo, del que se dio buena cuenta y detalle en la sección “Bienes Raíces” de El Norte, el pasado 3 de abril, en donde se describen los alcances de este importante proyecto, aparecen en pequeños recuadros imágenes de la demolición de fincas antiguas.

Recordamos entre otras cosas, y también como lista del recuerdo, sitios como la vecindad de Riva Palacio 396; la delegación de Policía Auxiliar de Platón Sánchez y 5 de Mayo; el 23 Colorado; el barrio del Najayote; Tacuba; el Canalón; La Farmacia Carrillo; la Escuela Primaria Lázaro Garza Ayala; la Secundaria 4 de Abasolo, entre Naranjo y Mina; la Tortillería Minerva; el restaurante El Miramar; la reparación de bicicletas del “Chango Vélez”, etc.., etc.., así como anteriormente habían ya cambiado de sitio Materiales Aislantes; Mosaicos Rivero; el Depósito de Fierro Viejo y Magullado, entre otros.

En fin, tantos y tan distintos sitios que ahora a la distancia las pocas edificaciones que aún quedan en pie son sólo casonas abandonadas a punto de desaparecer.

Las familias crecieron y los hijos emigraron ante la aterradora idea de permanecer estáticos en un barrio que poco a poco iba perdiendo sus atractivos de punto de reunión y opción de permanencia.

Hoy en día la Ciudad sigue su curso, la periferia se fundió en una sola mancha urbana y estamos ante la oportunidad de rescatar valores del cajón de la nostalgia.

La antigua “Calle Nueva”, ahora calle José M. Rojo, sigue siendo mi foco de atención de esporádica visita dominical, ahí está mi madre doña Minerva, con quien acabo de repasar el álbum familiar de fotos de hace 30 y 40 años, de cuando el cambio generacional del barrio estaba muy distante de este momento.

Vaya esta remembranza de sitios y lugares inolvidables en memoria de mi padre, quien en este mes cumpliría 54 años de ejemplar enseñanza del temple familiar y que hace cuatro partió dejando las cosas como estaban. Sin el arranque del segundo borrón urbano.

Perdón por hablar en primer persona, pero pocas veces de un plumazo veo desaparecer mi primaria, mi secundaria, mi preparatoria y la casa donde crecimos, y esto por más que entienda de urbanismo y cambios generacionales se requiere de mucha frialdad para asimilarlo, todo sea por el resurgimiento de la generación que estará ahí por los próximos 40 años.

 

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario