San Pedro… Sierra adentro

Por: Jorge Longoria | El Norte | Pulso Urbano

A diferencia de otros municipios, San Pedro enfrenta inundaciones y afectaciones por lluvias en sus zonas altas

Como consecuencias de las lluvias de septiembre y octubre, de nueva cuenta como cada año después de lluvias intensas, el municipio de San Pedro Garza García en Nuevo León ocupa la atención de la prensa por problemas de derrumbes de bardas de contención, cocheras anegadas de piedra y lodo, y lodazales en áreas sociales de residencias.

Bardas y construcciones colapsadas que ante el embate de la nueva carga ejercida por el exceso de humedad o bien de escurrimientos de aguas bravas de la Sierra que en su imperiosa necesidad de continuar su curso, se llevan de encuentro cuanto obstáculo se encuentran en su camino.

Muchos de ellos lamentablemente prefabricados inconscientemente por el propio afectado, quien a su vez es víctima de profesionistas y comercializadores urbanos de la desgracia.

INQUIETUD LATENTE

La información dada a través de la prensa en imágenes y narraciones de pánico de propietarios y vecinos, obviamente no es exclusiva de San Pedro y nos hace suponer que la ciudad en general le ha perdido total respeto a los efectos de la furia de la naturaleza.

Lo sobresaliente de la zonas siniestradas en San Pedro contra los demás municipios, radica en que en los demás encontramos zonas inundables en zonas bajas y en su mayoría en sectores populares de la ciudad, tanto en Monterrey, como en San Nicolás, Guadalupe o Apodaca, en cambio en San Pedro contrastantemente se da en las ZONAS ALTAS y en sectores residenciales.

La gran diferencia entre los sectores bajos del área metropolitana contra las zonas altas Sierra adentro en San Pedro, estriba en que en las primeras los efectos son inmediatos y pasajeros en la sierra los efectos además de lo “natural” de la inmediatez y desperfectos transitorios, se desatan efectos retardados y acumulables que podrían encerrar grandes tragedias.

En marzo 5 de 1989 en este mismo espacio, escribimos el artículo “¿Reto a la creatividad o a la naturaleza?”, refiriéndonos al surgimiento de grandes construcciones residenciales en la falda de la Sierra Madre con todas las características exclusivas y de confort residencial, pero, con diseños totalmente contradictorios al sitio y en algunos casos hasta absurdos.

“Residencias” de una planta o más con rellenos de cimientos y jardines increíblemente retadores a la ley de la física y la gravedad, edificios de departamentos con cimentaciones superficiales sobre masas de roca inestable y tremendamente intemperizables, son algunos de los “ejemplos” de situaciones que se dieron por gusto o exigencia del cliente pero sin advertencia del arquitecto o del ingeniero responsable de este atentado.

INTENTOS PENDIENTES

En San Pedro Garza García como en cualquier otro municipio ya existe la experiencia sobre las consecuencias reales de avalar o permitir construcciones sin responsiva directa y carentes de estudios de fondo para edificar en laderas de sierra.

Recordemos que posterior a la tragedia del edificio colapsado en 1988, se daban las autorizaciones con escueta información “exigida’ por la autoridad en turno y que sólo se interpretaba como una situación de registro con fines recaudatorios, o bien imprecisiones en la responsabilidad estatal o municipal sobre el registro y revisión de tal o cual edificación.

Esto contribuyó a que el exceso de confianza o la siempre desmedida improvisación en la construcción cayera en herencias mal queridas o vicios ocultos que ahora revisten capital importancia para la tranquilidad de los vecinos residentes Sierra adentro.

A raíz de ese lamentable hecho, se ha tratado de profesionalizar la administración urbana, ahora el departamento de Desarrollo Urbano cuenta al menos con la estructura organizacional que exige un municipio con zonas de alto riesgo y de tan dinámica evolución.

Sin embargo, habría que cuestionar si existe la capacidad de evaluación y sensibilidad técnica para detectar sobre el escritorio la potencialidad de riesgo de ciertas edificaciones por más sencillas que éstas lo parezcan.

Además de ello, sería prudente el cuestionar si se cuenta con los elementos reglamentarios o normativos que le sean suficientes y prudentes para soportar negativas a solicitudes de permisos sin soporte técnico adecuado.

El Municipio no puede seguir esperando o viviendo bajo situaciones o intentos fallidos de control de riesgos.

Si todo esto se está dando, si existen además declaraciones oficiales ante la prensa en donde se da la voz de alerta de las zonas de alto riesgo como la publicada en días pasados en primera página de El Norte. La pregunta que flota en el ambiente es, ¿quién o qué está a salvo?, si prácticamente en todo el municipio se indican riesgos latentes de inestabilidad del suelo.

Sin el afán de ofender o pretender minimizar el riesgo, este tipo de noticias oficiales suena más a lavarse las manos ante la impotencia de tener el control de los riesgos.

EQUILIBRIO NATURAL

La Sierra Madre, majestuosa e insensible, con esa aparente tranquilidad que le da el poder de la fuerza de la naturalezay que pareciera que sólo aguarda el momento preciso de reclamar sus derechos sacudiéndose sus malestares, merece atención y respeto.

No habló de declaraciones de principios ecológicos o de retóricas de desastre ambiental, hablo de dotes de prudencia y de sensatez de quienes desean vivir Sierra adentro.

Debemos de cambiar las reglas del juego si es que la presión de los que desean residir Sierra adentro, que por cierto les asiste todo su derecho, insisten en ello.

Pero antes de ejercer su derecho deben de asegurar, respetar y garantizar el derecho de los demás, a fin de afectar en primera instancia a los que viven Sierra abajo.

Debemos de considerar que si continuamos con las atrocidades constructivas como depredadores de lo natural simple y sencillamente porque…

…Queremos construir en laderas con criterios de praderas.

…Queremos apilar departamentos entre pinos, pero con la misma “gracia” que los sembramos en los centros y condominios.

…Queremos ganarle espacio a los terrenos, echando rellenos y tapando cañadas como si se tratara de últimas moradas.

…Queremos y amamos la naturaleza, pero con pereza, y que ante todo, queremos aplicar nuestro propio e inigualable derecho “original” para vivir como se nos plazca, rayando en riesgo criminal.

Simple y sencillamente no merecemos la Sierra Madre y ésta está en todo su derecho de quitarse de encima tanto desorden que le molesta apenas al caer las primeras lluvias.

La Sierra Madre busca y reclama su propio equilibrio natural y no debemos de espantarnos por ello, sólo respetuosamente acatar sus condiciones. Pero para ello debemos de conocerlas.

ACCIONES PRIORITARIAS

Se requiere de replantear el tipo de construcción para que ésta sea más racional, ligera y discreta para que esté en total armonía con su topografía.

Se requiere de que los estudios de detección de zonas de riesgo, que dio a conocer la autoridad municipal, sean difundidos públicamente y avalados en grupos interdisciplinarios.

Se deben de dar a conocer los proyectos integrales tendientes no sólo a permitir el libre paso del agua brava, sino además, dar a conocer aquellas acciones necesarias que permitan contener el alud de lodos y la estrategia de aminorar la velocidad de caída del torrente pluvial.

Se debe de aterrizar tanto juicio subjetivo sólo avalado por suposiciones teóricas de la geología, a fin de evitar la sicosis colectiva de inseguridad.

Se debe, para todo fin práctico, entender que la Sierra se puede colonizar pero no satanizar.

En todo caso debemos de conocer, entender y diferenciar entre lo que es factible y lo que es inverosímil.

Vivir Sierra adentro, requiere conocerla desde sus adentros, sus ventajas e inconveniencias.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario