Deficiencia vial: agonía patrimonial

El Norte / Locales / Pulso Urbano

Por: Jorge Longoria

La deficiencia vial en el Monterrey conurbado es el punto de discusión cotidiano, por lo que ésta perjudica para la misma urbe en cuanto a su vitalidad y comunicación.

Sin embargo, hablar de la vialidad también implica entender las consecuencias de su planeación, la falta de ésta o bien sobrestimación de la misma planeación, que en cualquiera de los tres casos, en mayor o menor grado, va en perjuicio directo con el patrimonio de toda una ciudad y por ende de sus habitantes.

DISCUSION ETERNA

En todos los foros de discusión en los que de alguna forma hemos participado, siempre sale a colación por los críticos la falta de un plan maestro de vialidad. En contrapartida, por el lado oficial, se argumenta la existencia del mismo.

La verdad sea dicha, el tan comentado Plan Maestro de Vialidad existe de hecho en lo general, pero en lo particular carece de sustento.

En lo general, es verdad de que en el Plan Director de Desarrollo Urbano del Area Metropolitana 1988-2010 se contempla un esquema conceptual de la vialidad maestra.

Pero en lo particular, éste no está soportado por el análisis científico o técnico que avale la necesidad o no de tal o cual sección de las avenidas principales actuales o futuras.

Esto que aquí se asienta es un hecho de actualidad y más ahora que está en pleno proceso de revisión el Plan Director. Es justo el momento de que la vialidad adquiera su justa dimensión de su importancia.

 ESQUEMAS UNIPERSONALES

El continuar con viejos esquemas de análisis unipersonales soportados sólo por la teoría del crecimiento urbano que atiende sólo la demanda del desarrollo, nos llevará de nuevo a la actitud pasiva y contemplativa de la autoridad estatal, que ante lo intempestivo del crecimiento, sólo se dedica a registrar a como éste se haya dado.

La vialidad, por tanto, dado su estructuración, rezago y deficiente conducción requiere del análisis, evaluación y resolución desde la participación multidisciplinaria.

Se requiere que los diversos grupos participativos preocupados por la vialidad participen con su experiencia, visión y crítica.

Involucrar a planificadores, urbanistas, ingenieros civiles, ingenieros de tránsito, transportistas, desarrolladores, comerciantes, industriales, autoridades municipales y estatales para que de una vez por todas confrontemos las ideas y, por qué no decirlo, maduremos en los conceptos globales.

La vialidad no puede seguirse tratando como un problema aislado y particular de una escuela, de un comercio, de una colonia o sector. Debemos de entender que es un problema global de una gran metrópoli gestado por un desbalance de uso y explotación del suelo.

DOS VERTIENTES

La vialidad tiene dos vertientes para su “solución”. Una es perseguir los problemas. Otra es la de adelantarse a éstos.

La primera obedece a querer atender y dar capacidad vial a la alta demanda de utilización de la vía pública. En este caso, más que una solución implica siempre ir detrás del problema ampliando calles o implementado “ejes viales”, prohibiendo estacionamientos y en el peor de los casos demoliendo propiedades.

La segunda implica tener presente siempre el plan maestro de vialidad (ya actualizado), para con él conducir el propio crecimiento de la urbe.

Obviamente que este plan deberá obedecer al análisis y deseo del manejo del destino de la urbe. Por ello resulta vital que en esta revisión se profundice en cuanto a la discusión del mismo.

Sin embargo, estamos conscientes de que en ambos casos se está tocando solo el tema de la congestión actual y del crecimiento futuro.

Un punto más que importante, y que es en donde queremos llamar la atención, se centra en el tema del rescate de la zona patrimonial.

RESCATE PATRIMONIAL

Paralelamente, y como consecuencia de la revisión al Plan Director de Desarrollo Urbano del Area Metropolitana de Monterrey, tendrá que darse la revisión al capítulo del plan maestro de la vialidad, y es aquí donde deberá darse la pauta para DESAFECTAR decenas de calles del Centro de la Ciudad.

Se ha preguntado usted por qué centenares de antiguas viviendas del Centro de la Ciudad se encuentran en estado deprimente.

Ha observado como ciertas y muchas propiedades ya sea a lo largo de la cuadra y hasta en esquinas, las fachadas con cierto estilo ya sea norestense, colonial, barroco, art novuo, afrancesado o inglés de calles como Diego de Montemayor, Arista, Platón Sánchez, Matamoros, Héroes del 47, Zuazua, Doctor Coss, Vallarta, etc., se encuentran en franco y total deterioro sin el menor interés de sus propietarios por conservarlo.

La respuesta es: están AFECTADAS imaginariamente por un alineamiento antiguo que obedece a proyectos de “ampliaciones” futuras y lentas.

Existe (y de ahí la contradicción sobre si existe o no) un esquema de “alineamientos viales” que al momento de que usted solicita autorización para remodelación o ampliación de su propiedad, se le “marca” la afectación por “ampliación” de la calle, mismo que deberá de respetar salvo que desea que se le niegue su permiso.

Ante esto, el propietario desiste de la reparación o modificación por lo que decide dejar las cosas como están.

Por tanto viene el deterioro de la propiedad y por consiguiente la agonía patrimonial.

SOLUCION VISIBLE

La respuesta a este problema de “solución vial”, que cae prácticamente en la clasificación de un atentado patrimonial deberá darse en el seno de la mesa colegiada de evaluación, en donde se dé la revisión de la pretendida solución vial a base de ampliaciones por doquier a costa de la afectación de la propiedad.

Resulta estimulante por tanto, que el Gobernador Sócrates Rizzo haya restablecido el Consejo Consultivo de Desarrollo Urbano nombrando honoríficamente al frente del mismo al industrial Adrián González Lozano, persona solvente moralmente que solo obedece al principio de la honestidad en su accionar.

Estamos seguros que a través de una labor de concertación se podrá obtener el balance del criterio para reorientar el sano crecimiento de la ciudad sin perjuicio de sus valores patrimoniales y por tanto, que la solución a la deficiencia vial no conlleve la agonía patrimonial.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario