SE buscan Arquitectos

(Se Buscan) Arquitectos de alta especialidad

El Norte | Locales | Pulso Urbano
Por: Jorge Longoria

Nunca antes como hoy las grandes ciudades del México moderno se habían enfrentado a tantos y tan diversos problemas, y nunca antes como ahora la Ciudad había requerido de la verdadera manifestación profesional.

Monterrey como centro metropolitano ha pasado de la nostalgia mágica de los ayeres a la realidad trágica de los haberes.


Monterrey crece día a día y además se prepara para enfrentar el reto del mañana. Hoy Monterrey se equipa con una infraestructura del primer orden, que por habla si sola de esta revolución en su crecimiento:

El Metro, el Centro Internacional de Negocios, la Presa El Cuchillo, edificios rascacielos, grandes centros comerciales, el mejor aeropuerto de Latinoamérica, el Parque Fundidora, la Macroplaza, grandes hoteles de cinco estrellas, franquicias comerciales de imagen mundial, etcétera, son ejemplos de su crecimiento.

En contrapartida, lo que también habla y es fiel reflejo de este aparente desbordante y de repente desquiciante crecimiento de la ciudad cosmopolita es la contaminación, la inversión térmica, los embotellamientos vehiculares, la carestía, el hacinamiento urbano, la depredación boscosa, la protesta ciudadana, el crecimiento anárquico, la disputa por la privacidad, el desorden, la avaricia y la apatía profesional.

Ante tanta problemática y diversidad ……….. , se requiere de la participación profesional de alta especialidad y en nuestro caso la problemática urbana y su repercusión ciudadana requieren de un énfasis especial.

Hoy los arquitectos nos enfrentamos a una cruda realidad: La Ciudad nos ha rebasado.

Ha sido tanto nuestro empeño por cuidar la escala e imagen de nuestros “”pequeños proyectos” personales, que descuidamos la presencia y esencia de éstos en la escala misma de la Ciudad.

Más aún, tanto nos hemos empeñado en querer hacer presencia que hemos descuidado nuestra esencia. Todo por haber querido dar una imagen vanguardista, con lo que descuidamos la retaguardia.

Hoy más que nunca, los arquitectos debemos cambiar el accionar y el pensar. Debemos abandonar nuestros desmedidos anhelos de etiquetarnos con cargos públicos con verdaderos deseos de cambiar criterios de repercusión pública.

Se requiere de darle un nuevo impulso a la presencia del arquitecto ante la comunidad y ante su propio desempeño.

El arquitecto actualmente se desempeña en una vasta y alta especialidad que requiere de organización, y participación acorde a su realidad y compleja alteración.

El arquitecto de hoy, se debe preparar y capacitar de lleno en la alta especialidad. Debemos dejar atrás esa dañina imagen superlativa de “”el hombre orquesta” como se nos mostraba en las aulas, y que tanto nos ha emproblemado.

La Ciudad y sus habitantes viven intensamente una situación de “”adaptación” a su realidad, y por lo mismo nunca antes como ahora se había dado la condición para una presencia realmente profesional del arquitecto con su comunidad.

Temas que antes para el mismo arquitecto resultaban difíciles de explicar, algunos por lo subjetivo y otros por lo técnico, hoy, para el vecino resultan hasta cotidianos.

Se habla de microzonificaciones, contaminación ambiental, contaminación visual, contaminación sonora, depredación ecológica, densidad poblacional, uso del suelo, factibilidad y lineamientos de proyecto, etcétera, muestra inequívoca del avance de cultura de la población, además de lo efervescente de la situación.

Por esto y para esto, los arquitectos debemos de replantear a nuestra participación como grupo profesional.

Debemos de romper inercias continuistas y apáticas y decidirnos a ….ese nuevo impulso a nuestra participación.

Un nuevo impulso que revalore la alta especialidad del arquitecto y que se empeñe en ser solidario con la comunidad.

Los arquitectos debemos impulsar nuestra presencia en los campos que reclama nuestra comunidad a través de la organización profesional en una estrecha relación institucional con las autoridades urbanas.

Creemos pertinente y oportuno que dentro de la organización de los arquitectos se cree un “”Consejo Participativo de Arquitectos Especialistas” (CPAE).

Un consejo integrado de tantas especialidades como especialistas de tiempo completo se desempeñen en la ciudad y que en la actualidad son más de 17 especialidades y 18 campos específicos.

Un consejo que de el nuevo impulso a la participación de la alta especialidad en beneficio de la sociedad y de los mismos arquitectos.

Un consejo que pueda externar la opinión oportuna, veraz y libre de compromisos políticos.

Como resultado de esta definición y por ende de esta participación, se deberá lograr el pleno reconocimiento de su especialización que permita su verdadera y real valorización en todos sus sentidos.

…………………, en los arquitectos está el continuar con la actitud automarginante o decidirse a darle pleno reconocimiento y atención a su alta especialidad a través de un nuevo impulso.

Por nuestra parte, estamos decididos a impulsar lo que esté a nuestro alcance y éste está en manos de los arquitectos.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario