Augurio de cambio; A romper inercias

El Norte | Locales | PULSO URBANO

Por JORGE LONGORIA.

 

Las campañas políticas llegaron a su fin y lo que deberá ser el último sexenio completo de este siglo ya ha sido decidido por nosotros los ciudadanos con nuestro voto libre y razonado.

A su vez, con el sexenio que se va deberá terminar la nada envidiable característica de la zozobra urbana que “”distinguió” este período, enmarcado por altercados ciudadanos con la autoridad correspondiente.

TRAGOS AMARGOS

Hoy se agolpan en nuestra mente tantos y tantos casos de acciones que por seis largos años, lo mismo provocaron sentimientos de impotencia ciudadna como de vergüenza profesional.

En materia vial y urbana, lo mismo se exhibieron acciones violentas, arbitrariedades, abusos, actos prepotentes, determinaciones caprichosas, corrupción y soberbia, que la indiferencia, celo y sumisión, a todo lo ancho y alto de paredes de cristal espejo.

De todo ésto, de todo lo vivido, se requiere capitalizar la experiencia a fin de evitar, en la medida de lo posible, se repitan los errores de lamentables y vergonzosas consecuencias urbanas y humanas.

NUEVA OPCION

La autoridad ha conocido de lo que son capaces los ciudadanos cuando éstos no son escuchados. A su vez, los ciudadanos han conocido lo que sus voces pueden propiciar si no se les escucha.

Lo que se puede interpretar como un principio de respuesta a estos problemas, fue lo que el ahora Gobernador electo, Sócrates Rizzo García, ofreció a la comunidad durante su campaña.

Ya que sin importarle provenir del mismo partido del que está en el poder, manifestó su tajante posición respecto a “”erradicar la prepotencia de los funcionarios estatales” y a respetar la voluntad ciudadana, en una franca y realista autocrítica a lo que su partido había consecuentado.

Ante lo anterior, la decisión del gran electorado porque el cambio se dé, se vió reflejada en la actitud manifestada en la votación.

Esto se interpreta como la respuesta inicial del ciudadano a la promesa de campaña, depositando su voto electoral y de confianza por creer en la promesa, y ésta tendrá que darse como la nueva opción que hace falta a Nuevo León.

 CAMBIO OBLIGADO

Sin embargo, justo es el aplicarse en la necesaria y obligada meditación del problema y sus consecuencias, ya que jamás se podrá evitar el que se afecte al menos a una persona, y si ésto es lo que se piensa, la comunidad se está autoengañando. Por el contrario, si ésto es lo que se pretende, se está desde ahora hipotecando el beneficio de toda acción.

La autoridad está ahora más que obligada a escuchar y plantear ante los vecinos los diversos puntos de vista sobre tal o cual proyecto en los que se pudieran ver afectados, ésto con el firme propósito de conciliar y concretar el desarrollo y sus inevitables consecuencias.

Los vecinos han crecido y ha sido a base de experiencias, de la vivencia propia. Se manifestarán cautelosos y celosos de su entorno, así es que quien pretenda seguirlos engañando estará alimentando una mayor reacción de inconformidad. Con ésto, deberá dejar de existir una sóla verdad en manos de la autoridad.

Pero, ¡Cuidado!, ésto podría significar además, un alto riesgo que podría desembocar en la pérdida de autoridad o bien en la suplantación de ésta, si antes no se da un cambio, también obligado, en la forma de participación de los vecinos.

Ante lo que se ve, y que seguramente será la nueva forma de hacer política urbana en el Estado, se requiere de la debida instrumentación jurídica de representación ciudadana.

Así mismo, al representante oficial de los vecinos se le deberá proveer de los antecedentes, beneficios, perjuicios y posibles formas de amainar éste, a fin de que se cuente con la información plena y suficiente a difundir entre sus representados.

Con lo anterior, se contará con los elementos de juicio o posible dictamen para llevar a cabo la cabal evaluación y concertación a fin de no caer en la desproporción de juicios anticipados, sobresaltados o alarmantes por la falta de sentido común, por falta de solidaridad o por falta de entendimiento en el planteamiento inicial.

 A ROMPER INERCIAS

Para lo tanto, resulta razonable que la autoridad y la comunidad participen conjuntamente para aportar su mayor esfuerzo en cambiar el rumbo de ciertas inercias costumbristas de que “”así es siempre”, ya que ésto ha sido el factor determinante que ha viciado los intentos de mejoría.

Bien se podría iniciar modificando al menos 10 inercias:

  1.  La inercia burocrática: Porque ante lo inadecuado, confuso y contradictorio de leyes, reglamentos y planes oficiales, los ciudadanos o inversionistas interesados en requisitos sacados de la manga, dado el “”despliegue” de conocimientos que manifiesta tener, al poseer información “”confidencial”.
  2. La inercia del inversionista urgido: Que por decidir hasta ahora, que desea empezar mañana lo que quería hacer hace un año, no le importa violentar los procesos brincándose trancas en su registro oficial y, por consecuencia, de normas mínimas.
  3. La inercia del profesionista chambón: Que ante la “”ventaja” de tener mucha práctica en el oficio, promete a sus clientes pasar las aprobaciones con los ojos cerrados, distorcionando los planos para librar los requisitos, sin importarle restricciones de uso de suelo o procesos anticontaminantes, al fin de que “”más vale pedir perdón que pedir permiso”
  4. La inercia del pudiente: Aquél que todo lo puede, ya que “”todo tiene su precio” asi es que no le importan las formas y mucho menos las antesalas, ya que “”el tiempo es oro”.
  5. La inercia del chantaje sentimental: Aquél que sentencia que “”si no me lo autorizas estas dejando sin comer a muchas familias que dependen de ésto”, y serás responsable si decido ya no invertir en el estado.
  6. La inercia del recomendado: Aquél compadre conocido desde la infancia y compañero de pupitre, que ahora requiere de favores porque el mundo es muy redondo y hay que hacer amigos.
  7. La inercia del intrigoso: Aquella persona que sospecha que todo esta en contubernio y seguramente hay algo “”muy gordo” detrás de la autorización otorgada, así sea para una simple techada de la cochera del vecino cercano.
  8. La inercia que deshumaniza: Aquella posición burocrática de encogerse de hombros ante la presión tumultuosa “”justifica” la atención a los reclamos. Aquí es en donde se debe de retomar la escala humana de los valores dándole su justa proporción social al “”ser”.
  9. La inercia del ventajoso: Aquél que se queja de todo, pero quiere que se de la solución afectando al vecino de enfrente o mejor dicho … “”hágase el progreso en los bueyes de mi compadre”.
  10. La inercia de todo camión por Juárez: La casi obligada concepción de que el transporte urbano debe pasar por Juárez, vaya o venga de donde sea, agravando problemas de concentración vehicular, contaminación y de servicio inoperante.

PRIMER PASO DADO

Por lo pronto, la inercia del abstencionismo ya fue obligada a dar un giro, se ha roto la costumbre anterior, ya que quedó de manifiesto por medio del voto, que la ciudadanía reclama cambiar el latir del pulso urbano. Hoy se ha votado, mañana se podrá exigir que se cumplan las promesas de campaña.

Tener plena conciencia de que la Ciudad creció en desorden con repercusiones en sus calles, su ambiente y su suelo y que ahora, al haber madurado y medido el problema, entendemos mejor que todos tenemos que ceder en algo para buscar juntos una mejor espectativa de vida.

Con la nueva concepción metropolitana entenderemos que ahora se requiere de adaptación y cambio para corregir el rumbo, y esto será suficente para que juntos, autoridad y ciudadanos, acompañemos y guiemos a nuestra Ciudad en forma concertada y negociada a su mejor entendimiento y crecimiento. Todo por el bienestar del Nuevo León por el que votamos y queremos dejar para nuestros hijos.

La participación ciudadana en las elecciones del 7 de julio fue aproximadamente de un 60 por ciento, de acuerdo a estimaciones del Centro Estatal de Cómputo Electoral.

Una mujer con su hijo en brazos deposita su voto en las urnas.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario