El “Gran Centro”… La Gran Depresión

El Norte / Locales / Pulso Urbano

Por JORGE LONGORIA
La capital de un estado es, por norma en todo el mundo, fiel reflejo de la vanidad de sus ciudadanos.

La capital de un estado requiere de ciertas características que la distingan de las demás ciudades conurbadas.

En nuestro caso, Monterrey está obligada como ciudad capital a cumplir con los requisitos que dictan los cánones urbanos a su importancia.

La vialidad, la infraestructura de servicios, la imagen urbana es en cualquier ciudad, por norma y conducta social, el fiel reflejo que invariablemente es determinado po su estado económico, mismo que generan y guardan sus ciudadanos.

Por ello, el que Monterrey asocie su desarrollo con su capital económico y por ende con su imagen urbana, debe ser congruente dentro y fuera de su área.

Sin embargo, el querer aplicar en nuestro caso esta norma significaría dar por hecho que Monterrey, la capital del estado de Nuevo León (de acuerdo a su generación de impuestos e impresión exterior) es una ciudad cosmopolita, pujante en donde su imagen urbana es fiel reflejo de esta situación.

 

CENTROS A ESCOGER

Por lo general, esta premisa de reflejo acorde a la pujanza de las ciudades, se cumple y se constata en el centro de las mismas.

Pero aquí en nuestra ciudad caben las excepciones y surgen las disyuntivas, ¿Cuál Centro? y ¿De dónde a dónde se quiere medir?.

En nuestra ciudad tenemos varios centros de donde escoger dependiendo a quién queramos impresionar o conmover.

Veamos algunos, por ejemplo, como el “”corazón” comercial (Padre Mier y Juárez), la Zona Rosa (Morelos e Hidalgo), el primer cuadro (Washington, Ocampo, Zaragoza y Juárez), recientemente la Macroplaza (Washington, Ocampo, Doctor Coss y Escobedo) o bien el “”Gran Centro” (Constitución, Madero, Félix U. Gómez y Gonzalitos).

Ante esta situación, el “”Gran Centro” que es visitado, transitado y receptor de las transacciones comerciales y los traslados obligados, necesarios o simplemente recreativos de los habitantes de los nueve municipios conurbados que concentran a más del 83 por ciento de la población estatal; irremediablemente tendría que sufrir sus consecuencias.

 

CENTRO SOBADO

Ante esta costumbre de transitar el “”Gran Centro”, han surgido ciertas culturas como la de atender, socorrer, recorrer, transitar, comercializar y explotar siempre y de más a las zonas o sectores que cuentan con vías con cierta “”ventaja” o tradición comercial o bien con posibilidad de tránsito “”fluido” y que son las zonas por todos conocidas.

Que si los puesteros se quitan, los uniforman o reglamentan, que si los camiones de Juárez contaminan mucho o poquito, que si la Macroplaza la pintan por abajo o le ponen más foquitos, que si Constitución requiere retornos o más carriles, que la plaza Morelos con arcos antiguos o árboles en el centro de la calle, etc., etc., etc.

Sin embargo, por esta situación costumbrista de sobar siempre en donde mismo, en la periferia de estas zonas sobadas, ha ido acrecentándose lenta y paulativamente el fenómeno de la depresión urbana.

 

CENTRP CONTRASTANTE

Si insistimos en circunscribir el gran centro de Monterrey a las más diversas actividades metropolitanas, debemos ser realistas y objetivos para evaluar la verdadera situación de su “”imagen viviente”.

En un recorrido visual en este sector, se podrá constatar la cruda realidad de imagen urbana de nuestro centro de repercusiones metropolitanas.

Cuatro aspectos sobresalen y concretan esta actual situación, de la que por la prisa cotidiana no nos detenemos a meditar y son claro ejemplo de nuestra actual situación económica reflejo claro e inobjetable de que Monterrey sufre una aguda crisis de depresión urbana.

Las características de estos cuatro aspectos no son exclusivamente delimitadas por calles, ya que se repiten a lo largo y ancho de este gran centro en cuestión.

Pero a fin de dar ejemplos de ello, nos referimos a ciertas calles que son las más representativas de esta situación, misma que se encuentra esparcida por todo el gran cuadro.

 

ZONAS DEPRIMIDAS. Se refiere a la situación que guardan ciertos sectores o zonas en franco deterioro por la incertidumbre del destino del uso del suelo y por la indefinición de su vialidad.

Tal es el caso de Platón Sánchez al Sur, Riva Palacio, Mina, Juan Ignacio Ramón al Oriente, Héroes del 47 al Sur, Naranjo, González Ortega, Diego de Montemayor al Sur; son en consecuencia, la cara oculta de la ciudad.

2 SECTORES ESPECULATIVOS. Puntos estratégicos del gran cuadro, la mayoría de ellos cruceros importantes en donde es clara su situación de la no utilización adecuada y que dan la impresión de “”aguardar mejores tiempos”.

Ejemplos, Issac Garza, Tapia, Doctor Coss, Padre Mier al Poniente, Washington, Arramberri.

En éstos se percibe la subutilización de los predios, y la sobreexplotación de la vía pública, al ignorar las reglamentaciones de Obras Públicas y Urbanismo, compensando la falta de su estacionamiento con la calle.

3 AVANCE GRADUAL. Inversionistas que por visión o necesidad de productividad, han iniciado la lenta y gradual transformación de las zonas deprimidas por naturaleza, y que ante el más leve síntoma de mejoría se aprestan a invertir.

Condominios “”La Finca” en González Ortega y Héroes del 47 o departamentos en Allende y Naranjo así como edificios de departamentos en el antiguo canalón entre Mina y Platón Sánchez son claros ejemplos de esta situación.

4 ZONAS DETONADAS. Aquellos sectores que ha requerido de grandes esfuerzos para cambiar su aspecto deprimido, y que a través de un tiempo prácticamente corto han logrado reactivar el suelo y consecuentemente revalorizar notablemente su plusvalía. Representan en la actualidad la imagen de exportación de Monterrey.

Ejemplos, la Avenida Cuauhtémoc, la Macroplaza, calles peatonales de Hidalgo y Morelos.

Sin embargo, han requerido de altísimas inversiones y esfuerzos para poder provocar su acelerado o detonante reacción. Muestra además la imagen cosmopolita que todos apreciamos y desearíamos para nuesta ciudad capital metropolitana.

 

CONCLUSION

No es descabellado pensar que buena parte de este resultado se debe a la deficiencia vial de la Ciudad. Existe en este primer gran cuadro, una extraordinaria cantidad de calles sin salida con extrapolaciones de utilización inconcebibles.

Calles sobreutilizadas con altísimos aforos que rebasan su capacidad y sujeto a políticas sexenales de que “”Hoy sí atiendo al Centro y ahora no”. Ha dado pie a paulatina depresión de los barrios y evidentemente inactividad de regeneración.

Al desahogar la vialidad se revalorizan los inmuebles, en consecuenci se obtienen recursos frescos de cooperación para el Ayuntamiento.

Se requiere redensificar el uso del suelo, que evite los traslados y viajes innecesario. En este círculo vicioso de encrucijada, en donde los habitantes emigran, el comercio rechaza los puntos sin vialidad, y los que existen están sobresaturados, se requiere de proyectos ambiciosos y agresivos de rescate.

Un verdadero rescate, solo se lograría con la decidida participación del Estado para hacer productiva la zona mayor potencial de desarrollo.

El primer gran cuadro es en consecuencia reflejo fiel de la cambiante e insensible política sexenal.

 

 

 

 

 

foto 1

El cruce de las calles Platón Sánchez y Juan Ignacio Ramón es ejemplo de zonas deprimidas.

 

foto 2

Entre los sectores especulativos del Centro está la calle González Ortega.

 

foto 3

La mezcla de casas nuevas y antiguas en la Calle Naranjo es ejemplo de avance gradual.

 

foto 4

La Macroplaza es una zona de las llamadas “”detonadas” y la cara turística de Monterrey.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

One comment

  1. I really couldn’t ask for more from this aitrlce.

Deja un comentario