De Vasconcelos y Venustiano Carranza

El Norte / Locales / PULSO URBANOPor JORGE LONGORIA

Contra lo que pudiera pensarse por el encabezado, no se reseñarán en este espacio pasajes de la historia de personajes distinguidos.

Aquí hablaremos de temas urbanos de actualidad, pero por haber sido asignados sus nombres a las calles de mayor conflicto, ellos se ven ahora desgraciada e involuntariamente inmiscuidos.

San Pedro Garza García vive hoy más que nunca la necesidad apremiante de brindar una mejor vialidad a sus habitantes.

Su creciente población justificadamente demanda día a día más y mejores servicios por lo que está dispuesta a reclamarle a la autoridad mayor aplicación de sus funcionarios para que les permita palpar al menos una mejoría en su entorno.

Aunque en la población existe conciencia sobre la escasez de recursos económicos como para ponerse a exigirle a la autoridad derroche de la noche a la mañana en sus pedimentos, lo que no está dispuesta a perdonar es que no se intente tan siquiera “”echarle coco y corazón” para aminorar en algo la solución del problema.

VASCONCELOS Y “VASCONBRONCAS’

La Avenida Vasconcelos es la columna vertebral que soporta todo el movimiento vehicular de San Pedro Garza García.

Lo mismo soporta el tránsito ligero (autos, camionetas, motocicletas, etc.), el mediano (camiones de redilas, camiones urbanos y peseras), últimamente el pesado (tractocamiones de 40 ó 60 toneladas de arrastre) y hasta el de servicio, reparto y mantenimiento (camiones de limpia, refresqueros, grúas, retroexcavadoras, etc.). Vaya, ¡hasta los desfiles!

Esto no resultaría sorprendente en cualquier avenida de Monterrey, pero sí a lo anterior le añadimos que es la única avenida en San Pedro Garza García que distribuye el tránsito al oriente, al poniente y de ahí hacia el norte y hacia el sur, la situación resulta ya preocupante.

Hoy por hoy quien viva o labore frente a esta avenida “”conoce” los secretos de todo el municipio ya que por ahí invariablemente pasará cualquier operativo y cualquier vecino.

Es, en consecuencia y por discriminación, (no hay otra con estas características) la avenida más conflictiva, congestionada y a la vez la más importante del “”planeta” San Pedro.

VENUSTIANO… ¡AH REYES!

Con todo lo anterior más lo que esté por venir (ya que el municipio sigue creciendo), al sur de la Avenida Vasconcelos, arriba de la ahora Avenida Alfonso Reyes existen áreas propicias para urbanizar en una proporción tal que en menos de 15 años se duplicará (al menos) la actual población que vive en ese sector.

Y la “”noticia sorprendente” es que todos los que ahí vivan tendrán automóvil, pero antes habrán de demandar nuevas construcciones por lo que requerirán de intensificar más aún el uso de la Avenida “”Vasconbroncas” con camiones de volteo, retroexcavadoras, pailoders, camiones con albañiles, aparatos, acabados y recubrimientos de las residencias.

Más sorprendente resulta aún el que existan todavía sectores residenciales que se empeñan en tratar de “”demostrar” que lo anterior todavía se puede solucionar con una “”alternativa” más viable que la pretendida “”ampliación” de la Avenida Venustiano Carranza que más bien, y en honor de la verdad, es una mejoría de los tramos ya existentes (que prácticamente son todos), así como la interconexión a través de El Rosario para darle continuidad y uso pleno a la avenida en desuso.

“ALTERNATIVA’

La propuesta urbana de los opositores es exactamente en el otro extremo del municipio, ya que se refiere a entrar por la Avenida Lázaro Cárdenas hacia el oriente y continuar por Fuentes del Valle al norte para de ahí seguir al lecho del Río Santa Catarina.

Sólo falta completar la “”idea” construyendo bajo el Puente Miravalle un helipuerto y desde ahí transportar todo para construir en el sector opuesto o sea al poniente de El Rosario y al sur de Vasconcelos, que es uno de los sectores que se pretende beneficiar.

Dentro de la propuesta del comité contra la ampliación de la avenida tal vez faltó pedir que el nuevo nombre de la misma cambiara en lugar de Alfonso Reyes, por el de Avenida ¡Ah… Reyes!, esto por la postura elitista de prohibir el paso y la opinión a toda persona ajena al municipio.

A DEFINIR POSICION

Sin embargo, aún y contra las posturas asumidas por los vecinos, el proyecto de conclusión de la Avenida Alfonso Reyes es una obra que requiere de mayor atención, tanto en su concepción de parte de las autoridades como de su ataque de no ejecución de parte de los vecinos de El Rosario.

Por un lado, es una avenida que en más del 85 por ciento de su longitud ya existe, sólo requiere de la interconexión de los dos tramos, en su punto casi central que es precisamente El Rosario.

Por el otro, definir qué es exactamente lo que molesta a los vecinos ya que cuatro aspectos por discutir requieren de esclarecerse: el político, el económico, el social y el técnico.

Los tres primeros son de mayor discusión; el último prácticamente ya está agotado, técnicamente no existe mejor opción de trazo de recorrido que el propuesto desde hace más de 20 años y así lo demuestran los estudios topográficos.

Suponiendo que no existiera el obstáculo topográfico, un trazo más hacia el sur significaría un atentado contra la ecología por la depredación que significaría el desmonte de la Sierra.

Con lo anterior sólo es cuestionable la anchura que se le quiera otorgar, y ésta una vez aclarada puede a su vez ser en varias etapas de ejecución, pudiendo en la primera no afectar absolutamente a ningún vecino.

¿Por qué no empezar sólo con interconectarla con dos carriles, sin afectar ni las banquetas actuales de El Rosario, y posteriormente, respetando el derecho de paso y conforme el tiempo y el usuario lo demande, concluirla en su máxima anchura negociada y proyectada?

Con lo anterior, si es comprobable lo que argumentan los vecinos de que “”nadie requiere la avenida”, que sean precisamente ellos los que lo demuestren con el tiempo evitando por ahora un desgaste social y económico.

Que los vecinos permitan la interconexión y que el Municipio desista de la ampliación de ese sector.

MIENTRAS TANTO…

Por lo que respecta a la Avenida Vasconcelos y echándole coco al asunto, prohibir la circulación de camiones de alto tonelaje a horas de máxima demanda aminoraría en algo el problema de la fluidez y sin derroche de recursos.

Condicionar a las distribuidoras de materiales para construcción (PROMACO, Sánta Bárbara, Vasconcelos, etc.) así como a las constructoras y restaurantes a que sólo en la noche o madrugada transiten, maniobren o carguen y descarguen su abasto mayoritario para distribución exclusiva al menudeo.

No pueden seguir contribuyendo de esa forma a entorpecer aún más la única avenida de soporte vehicular, esto mientras se deciden por interconectar la Avenida Alfonso Reyes para descargar el tránsito ligero por ésta, ya que al y del sector sur proviene el mayor número de estos vehículos, es obvio que los que viven al norte de Vasconcelos buscan desfogue por Calzada del Valle o Morones Prieto.

La aspirina del carril central relajó las tensiones de circular por Vasconcelos (¿no cree usted?), pero difícilmente soportará mayor demanda a menos que se amplíe, y la verdad, a como está la situación y por el alto costo que esto representa es para posteriores administraciones.

LAS FUTURAS GENERACIONES

Para concluir es prudente pensar en lo siguiente: no pueden las generaciones mayores condicionar e impedir el asentamiento ordenado de las actuales, nuevas y futuras generaciones, mucho menos manipular el interés general de la población con un pretendido y transitorio estatus individual.

En el mejor de los casos se está imposibilitando el pleno desarrollo de la comunidad al obstruirle una mejor interrelación entre los vecinos, en perjuicio directo de los mismos opositores al estar en juego el futuro de sus nietos, o a menos que no deseen que estos sigan viviendo en San Pedro.

Es correcta la democracia urbana, pero que no se pretenda hacer de cada vecino un urbanista ya que el caos será de peores consecuencias. Se requiere de una autoridad convincente, no de un autoritarismo con vertiente amachada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los vecinos que rechazan el proyecto se han unido para promover amparos.

 

 

Los vecinos de esta área que resultarían afectados por la ampliación serían reubicados.

 

 

 

 

 

 

 

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario