Zanahorias Nocturnas

El Norte / Locales / PULSO URBANO

Por GABRIEL E. TODD

Todos hemos visto a las famosas e intrépidas “”zanahorias” barrer y limpiar las calles y avenidas de nuestra ciudad.

Seguramente usted estará de acuerdo en subrayar que su trabajo es muy importante para el sano desarrollo de la vida urbana local.

Por desgracia, en muchas ocasiones, los vehículos en circulación estorban su campo de acción (las calles y avenidas) y ponen en riesgo la vida de estos valerosos y anaranjados servidores públicos.

Al mismo tiempo, las “”zanahorias” “”molestan” a los automóviles ya que disminuyen sin querer la capacidad vial de la arteria. De esta manera los autos tienen que frenar, bajar la velocidad y llegar inclusive al punto de congestionar un tramo de calle o avenida durante las labores de limpieza.

Ya no es ninguna novedad escuchar frases como “”por poco me llevo a una zanahoria”… “”le pase rozando a una zanahoria”… o la última que escuché.. “”ya merito hago jugo a una zanahoria ”, frases todas ellas aplicables también al narrador espectador o pasajero vehicular.

CAMBIO DE HORARIO

Creo que la intención de este artículo queda claramente expuesta en el título. Nuestra ciudad no puede darse el lujo de autocrearse problemas que atenten contra el dinamismo de las actividades cotidianas y que además expongan la vida de un numeroso grupo de personas.

Las cuadrillas de “”zanahorias” son una excelente idea, pero según la opinión de muchos regiomontanos, deben de concentrar sus labores importantes fuera de las horas hábiles, lo que implica aumentar el número de “”zanahorias” nocturnas.

En la noche las cuadrillas de “”zanahorias” trabajan con mayor eficiencia ya que no se exponen al intenso tránsito diurno y con eso logran realizar su labor con rapidez y tranquilidad.

Ahora bien, para evitar que algún imprevisto nocturno atente contra la integridad física del barrendero, una unidad de seguridad pública debe acompañar el recorrido, la cual vigila “”de pasada” el sector visitado.

Estamos conscientes que aumentar los turnos nocturnos trae consigo diversos problemas administrativos, esto sin contar el disgusto que el horario podría causar al querido y respetado escuadrón naranja.

Pero si Monterrey quiere ser una ciudad internacional, como pretende serlo, tiene que empezar a jugar con las reglas de ciudades que lo son.

 LABOR CALLADA

En primer lugar, una ciudad no puede llegar muy lejos ni mucho menos aspirar al título de “”internacional” sin un buen servicio de transporte público.

De ahí que el Gobernador del Estado le haya pedido al Consejo Estatal del Transporte que diseñe y lleve a la práctica lo que será el principio de un plan o sistema integral.

En segundo lugar, una ciudad internacional no altera con frecuencia el tránsito vehicular para pintar rayitas en la calle, limpiar y demostrar que se trabaja en beneficio de los ciudadanos.

Por el contrario, sus autoridades tratan de realizar las labores de mantenimiento sin llamar la atención porque se busca que estas pasen desapercibidas (en la medida que les sea posible) durante su ejecución.

Por ejemplo, en París, Francia, es común ver durante el día, sobre las banquetas, motocicletas equipadas que succionan el excremento de los abundantes y privilegiados perros parisinos.

Pero sólo de noche se efectuan la recolección de basura y la limpieza de sus principales arterias.

De esta manera, mientras las avenidas están limpias se sobre entiende que se realiza un buen trabajo nocturno, sin aplausos en su caso, ya que se trata de un servicio normal de cualquier ciudad de primer nivel.

Ejemplos de esta naturaleza sobran en ciudades europeas o americanas y aunque nuestra realidad es otra, no veo yo donde está el pecado en tratar de hacer las cosas como Dios manda, sobre todo cuando se cuenta con muy buenos servidores públicos, de la talla de Juan Manuel “”Cama” Parás, entre otros.

Sabemos del enorme esfuerzo que las autoridades hacen en este renglón por lo que no tratamos de criticar la labor de nadie, sino de proponer que con el apoyo de todos las “”zanahorias” y otros servicios primarios cambien gradualmente la fama del día, por la eficiencia de la noche. Eso es todo.

 

Aún en las horas de mayor circulación, las “”zanahorias” limpian calles y avenidas entre vehículos particulares y camiones.

 

El personal de Limpia realiza su labor muchas veces sin contar con señales que adviertan de su presencia a los conductores.

 

Las áreas peatonales también reciben mantenimiento, y es en ellas en donde las trabajadoras corren menos riesgos.

About Gabriel Todd

Urbanismo, sustentabilidad urbana, pasion x proyectos de escala humana, de movilidad, de participacion , x el arte y la evolucion del ser

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario