¿Quien detiene a Mauricio? (Tras el Referéndum)

El Norte | Editoriales

Por: Federico Areola

Por lo pronto, Mauricio Fernández ya tiene asegurados 14 mil 152 votos. Es decir, asegurados para que valgan en las elecciones de gobernador de 1991. Los 13 mil 245 sufragios de aquellos que el domingo votaron en favor de su propuesta urbanística en San Pedro Garza García, y también los 907 que votaron contra las medidas de desarrollo urbano recientemente implantadas por el alcalde de este municipio.

Mauricio parece haber empezado ya su campaña electoral buscando ser gobernador de Nuevo León. Si es así, ha iniciado indudablemente con el pie derecho, dando una gran muestra de modernización política y con amplio apoyo del pueblo que en la actualidad gobierna.

Nadie en San Pedro había sacado más votos de los que obtuvo el domingo Mauricio Fernández. El que resulte su rival priísta ya tiene de qué estar preocupado.

Los 14 mil 152 sufragios se distribuyeron como sigue:

En el casco del municipio, mil 326 votos, de los cuales mil 180 fueron en favor de Mauricio y 146 en contra.

En las colonias marginadas del poniente de San Pedro, 937 votos: 816 a favor y 121 en contra.

En las colonias residenciales, 11 mil 889 votos: 11 mil 249 a favor y 640 en contra.

Es explicable que se haya votado bastante menos en las zonas populares, por así llamarlas, que en las áreas residenciales: en éstas es donde la población sufre el problema urbano sobre el que se estaba decidiendo en el referén-dum del domingo.

Por lo demás, hay que destacar que el PRI presionó a la gente en las colonias marginadas para impedirle participar en el referéndum. Los líderes priístas asustaron a las personas de este sector con el cuento de que si votaban se les iba a prohibir ponerle el segundo piso a sus casas, o incluso hasta se les iba a desalojar de éstas. Cómo hay priístas enemigos de la modernización.

Los 13 mil 245 sufragios favorables a la propuesta de Mauricio Fernández que se registraron en todo San Pedro, constituyen la más alta votación que haya obtenido un candidato en la historia del municipio.

El propio Mauricio, en las elecciones de 1988 en las que él participó como candidato del PAN, consiguió menos votos. Alfonso Martínez Domínguez se quedó muy lejos de superar la votación del domingo pasado, lo mismo que Fernando Canales, Jorge Treviño y Manuel J. Clouthier (el añorado Maquío).

Pero las estadísticas realmente impresionantes son las que corresponden exclusivamente a las colonias de la zona residencial.

Aquí, en 1979 todos los partidos juntos obtuvieron en las elecciones municipales 6 mil 958 votos. Este dato en 1982 fue de 11 mil 800. En 1985 de 8 mil 828. Y en 1988 de 11 mil 735. Son votos de todos los partidos, los del PRI, PAN, PARM, etcétera, sumados.

En la zona residencial, en el referéndum de marzo de 1990 sufragaron 11 mil 889 sampetrinos. Más que por todos los partidos juntos en cualquier elección. Y eso a pesar de la lluvia, y de que los jóvenes casi no votaron, lo que se comprende en cuanto no se hallan en edad de poseer casas o negocios.

De que Mauricio ha empezado bien su campaña electoral, ni duda cabe. Y de que su rival del PRI (todavía no saca la cabeza) va a batallar enormemente para igualarle, quién podría negarlo.

Algunos priístas (no todos, es la verdad) han criticado el referéndum de Mauricio, y lo siguen haciendo. Nada menos, el regidor del PRI en San Pedro Garza García, Francisco Decrescenzo, me comentó ayer mismo que no votó porque tal votación no la considera el procedimiento adecuado.

Según Decrescenzo, que es el regidor más activo en el ayuntamiento sampetrino, el municipio debe primero establecer la microzonificación, después realizar la consulta a los ciudadanos y por último acudir al Congreso estatal para que éste apruebe las medidas a tomarse.

Son muy respetables los juicios de Francisco Decrescenzo, pero de ninguna manera le restan importancia política y administrativa a la histórica votación del último domingo.

Una votación que superó todas las expectativas, en la que sufragaron curas y gringos residentes en el municipio, en la que no hubo ley seca y en la que nadie denunció fraude, acarreos, robo de urnas, tacos y las otras trampas infaltables en nuestros comicios regulares.

Una votación además, que se realizó en urnas transparentes, las que el municipio ha donado al Comité Municipal Electoral, que ya no va a poder salir con la excusa de que no hay dinero para comprarlas.

Una jornada redonda.

About Agencias y Medios

Información de Agencias Noticiosas y Medios de Comunicación de los cuales se citan los créditos con estricto respeto a los derechos de Autor.

Check Also

Los muralistas han trabajado hombro a hombro con los residentes de Palmitas para pintar de verdes, azules y amarillos las fachadas de las casas y los callejones del barrio.

Pachuca, México: Colectivo de artistas transforma barrios

BBC Palmitas, el barrio mexicano que combate la violencia con colores Artistas y ciudadanos en ...

Deja un comentario