Ultima llamada para El Siglo XXI

El Norte / Locales / PULSO URBANO

Por: Jorge Longoria

Ultima llamada para el siglo XXI

Los artículos de esta última semana en la prensa local llaman mi atención, uno en El Porvenir, del astrónomo Ulises E. Victoria acerca del inicio del Siglo XXI, que está a sólo 11 años de distancia.

El otro, en este diario, del editorialista Federico Arreola, sobre su decepción del inminente arribo de la década de los 90’s y sus recuerdos de los 60’s.

Es realmente tan sorprendente la forma en que vuela la imaginación, que las películas futuristas de los 60’s, tal como comentaba Arreola, resultan ahora tan absurdas como impresionantes se nos proyectan las futuristas de nuestro tiempo.

A la vez de percatarnos de la cercanía y rapidez con que transcurre una década, nos obliga a concretar conceptos y teorías sobre el rezago y lentitud del proyecto de solución a la creciente y angustiante problemática vial del área metropolitana de Monterrey.

PROYECTOS DEL AYER, HOY

Si así de fácil y sorprendente transcurre una década, de igual forma resulta para su tiempo la solución vial del complejo vial de Gonzalitos y Constitución, proyectada hace 20 años.

Su solución con rampas en semi-círculo y de múltiples opciones, resultó un adelanto para su tiempo.

Sin embargo, hay que admitirlo, en la actualidad su diseño dinámico y funcionalidad empezó ya a sucumbir.

Hoy, a 20 años de distancia de la inauguración de este complejo vial de Gonzalitos y Constitución, su concepción ha iniciado su franco retroceso de funcionalidad.

La falta de obras de apoyo que brinden otra alternativa de ruta que alivianen la alta concentración vehicular en este crucero, obliga a su sobresaturación, lo que lo está condenando a que cada tres años se inventen adecuaciones de soluciones mágicas que retarden la verdadera alternativa de solución paralela.

PROYECTOS DE HOY EN EL AYER

Este complejo vial, incorporado en la estructura vial del área metropolitana de Monterrey (AMM), representada en los planos de la Guía Roji, se aprecia en su geometría de trazo que implica una estructura vial primaria, en donde el trazo de anillo intermedio (ruta 77 turística, por cierto no referida así en el plano de 1988) lo hace ver como una ciudad estructurada vialmente.

Sin embargo, la realidad del rezago de ejecución de este anillo intermedio que lleva ya también 20 años de su concepción más no de su conclusión, formaba además parte del plan maestro de vialidad del llamado Exapolis 2000, coordinado por el Arq. Guillermo Cortéz Melo, en donde se contemplaba además, la creación del anillo periférico.

Si bien el plan debió de ceder por su rigidez conceptual, dio pie a la creación de planes más flexibles como el recientemente Plan Director, que más bien orienta mas no restringe, brindando más facilidad de adecuaciones por los diversos factores de cambio.

Sin pretender adentrarnos en un tema netamente técnico, bien vale la pena hacer un breve análisis y descripción sobre la causa de la sobresaturación y grado de ineficacia al que se encamina el anillo intermedio y que se refleja ya en el complejo vial de Gonzalitos y Constitución.

ESTRUCTURA RADIAL

Con una topografía envidiable, en la que prácticamente la mancha de crecimiento de el AMM se ve automáticamente restringida para su expansión al volverse incosteable la urbanización en las laderas de los cerros y montañas, esta misma topografía es la que, por así decirlo, abortó la creación del anillo periférico que brindaría apoyo vial al anillo intermedio.

Esto propició la expansión de su estructura radial, esto es, avenidas que convergen al Centro de la Ciudad y prolongadas a sus destinos distantes en forma prácticamente rectilínea.

Con esto se provocó la extensión de la mancha urbana con grandes vacíos y extensión de éstos.

SECTORES INCOMUNICADOS

Lo anterior es palpable, al observar por ejemplo la deficiente interconexión que se brinda en los siguientes casos de avenidas paralelas en diferentes sectores:

Sector Sur: Av. Lázaro Cárdenas pasando por Eugenio Garza Sada hasta la Ave. Revolución.

Sur-Oriente:Av. Eloy Cavazos pasando por Pablo Livas y Benito

Juárez hasta prolongación Ruiz Cortines.

Nor-Oriente:Av. Ciudad de los Angeles hasta antigua Carretera a Roma.

Sector Norte: Antigua Carretera a Roma y Boulevar José López Portillo.

Nor-Oriente: Ave. Manuel L. Barragán pasando por Ave. Aztlán y Ave.

Lincoln hasta Paseo de la Victoria.

Cabe hacer la aclaración que no me refiero a los libramientos como el de Santa Rosa que logra desviar el tránsito pesado de Nuevo Laredo a Saltillo, y que en forma incipiente traza el gran arco vial desde Apodaca hasta Juárez.

Un ejemplo de la situación de previsión del desarrollo de la estructura vial que eviten el desorden del crecimiento de la mancha urbana, lo encontramos en la ciudad de San Antonio, Texas.

Ahí, no conformes con la estructura actual, ya está en proceso la primera etapa de la super carretera número 151 al sur-oeste de la ciudad.

Esta super carretera trazada sobre área despoblada, desde su entronque con la 90 e intersectando con el loop 410 es un claro ejemplo de lo que bien se pudiera implementar en los sectores antes descritos.

CONCLUSIÓN REALISTA

Siendo realistas, observando el quehacer de las dos últimas décadas y que, traducido a períodos sexenales, representan tres ejercicios completos, el proyecto de Anillo Intermedio, ha requerido atención, recursos y distracciones de sectores que a la fecha no se ve el final feliz de la conclusión de su esfuerzo.

La mancha urbana sigue su derramante extensión paralela a las únicas vías de comunicación radial del extremo al Centro de la Ciudad y la única vía de intercomunicación de sectores aún sin concluirse resulta ya insuficiente.

Los costos de infraestructura, la pérdida de horas hombre y el encarecimiento de la tierra por falta de una estructura vial de intercomunicación sectorial ha viciado y entorpecido el crecimiento racional de la mancha urbana.

De no implementarse medidas agresivas de inversión a la estructura vial, que permitan recuperar el rezago o al menos ya no rezagarse contra el ritmo de crecimiento poblacional, no requerimos de películas fatales de ciencia ficción para visualizar cuál será nuestra situaión vial durante el nuevo siglo que se avecina.

Estamos hoy a 11 años del siglo XXI en menos de dos sexenios, de seguir al ritmo de los últimos tres, imposible alcanzar el futuro.

La última llamada para no rezagar más el progreso lo representa la década de los noventas ¿Cuál será el Gobernador visionario? ¿El penúltimo o el último de este siglo?

 

 Pie de Foto: El complejo vial Gonzalitos ya no es funcional.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario