¿Avenidas con Carriles o “Callezotas”?

El Norte / Locales / PULSO URBANO

Por: Jorge Longoria

 

Hoy, como cada domingo, aparece la columna sobre urbanismo y vialidad que escribe el Arq. Jorge Longoria. Si usted tiene alguna sugerencia o comentarios sobre el tema, envíelos al Apartado Postal 186.

 

Para quien reside en cualquier ciudad, conocer sus avenidas o simplemente orientarse no implica mayor problema, y para ésto no requiere de señalamiento vial alguno, siempre y cuando no se salga de su ruta habitual de recorrido, ya que para ello se orienta por referencias físicas que pueden ser desde un paso a desnivel, un edificio, una sierra o un monumento.

Pero para quien la visita esporádicamente o por primera vez, o simplemente se sale de su ruta cotidiana, le resultarán semejantes y a la vez desconocidos todos los cruceros y avenidas y, por lo tanto, estará sujeto a extraviarse y por consecuencia expuesto a riesgos.

Por lo tanto, para quien reside en su ciudad, tal vez la necesidad de un señalamiento adecuado resulte secundario, por lo mismo es necesario que el lector se trate de ubicar en una situación de residente y visitante entre su ciudad de residencia y entre una ciudad que visite, por ejemplo, en la ciudad de México.

Con lo cual será fácil comprender para cualquier persona que llega a situarse fuera de su dominio de conocimiento dentro de una ciudad, que el señalamiento vial en las ciudadaes adquiere características de primera necesidad para quien la habita y la visita.

 SEÑALAMIENTO PROVINCIANO

En Monterrey y su área metropolitana existe un señalamiento vial que dista mucho de ser la solución adecuada (ya no óptima) para una entidad que se disputa la primera posición en importancia como ciudad cosmopolita fuera de la ciudad de México, y con ésto, más bien pareciera que hemos recurrido a un señalamiento tipo “”casero”, y que a lo mucho a lo que aspiramos ser, es conformarnos con el calificativo de la primera ciudad provinciana en México.

Las deficiencias básicas que se observan van desde el uso indiscriminado de la tipografía hasta la ubicación inapropiada de los señalamientos, y que ya enlistados, resulta inaceptable que se dé en una ciudad como Monterrey.

Deficiencias que se complican aún más por lo irregular de los anchos de las avenidas, que sin ton ni son se amplían o reducen a voluntad, de dos, tres, cuatro o seis carriles y viceversa.

Cuando esto sucede, lo correcto es lo que actualmente ya se está llevando a cabo por los responsables de la reconstrucción de la Avenida Constitución bajo los puentes de Zaragoza y Revolución, que han delimitado con líneas diagonales los carriles muertos o sin continuidad.

Con ese mismo criterio se debería enfocar la acción para corregir las deficiencias actuales del señalamiento vial y que a continación enlistamos.

DEFICIENCIAS ACTUALES

1.- Uso de letras tanto mayúsculas, minúsculas, o altas y bajas, sin importar a qué se refiera ya que se le da la misma importancia a una calle, avenida, paraje o ciudad. Ejemplo de un señalamiento de la Avenida Constitución: “”CHIPINQUE-SALTILLO-GONZALITOS-”.

Quien vive aquí sabe que Chipinque es un paraje natural (privado y restringido); que Saltillo es una ciudad, y que Gonzalitos es una avenida, pero el turista o visitante de negocios ¿sabrá a qué se refiere cada indicación?

Creemos que no, ya que es común en nuestro país que los nombres se den por igual a calles, colonias o ciudades y, por lo tanto, si no se es orientado adecuadamente se provoca una confusión en los visitantes.

2.- La falta de abreviaturas para referirse tanto a ciudades (Cd.), avenidas (Av.), calles (c.), o lugares de recreo o interés turístico contribuye aún más a ésta confusión.

3.- Violación del código de color del señalamiento vial de carreteras federales, que debiendo ser de fondo blanco con vivos negros, lo imprimen de color verde con vivos blancos. (Atinadamente esta situación no se repitió en el nuevo señalamiento del paso a desnivel de Gómez Morín y Calzada del Valle.)

4.- Referencias inadecuadas, ya que en la mayoría de los casos indica objetivos cercanos o frente al indicador, refiriéndose así a fábricas estatales o dependencias.

5.- Ubicación inapropiada, ya que por lo general es común encontrar los indicadores viales instalados al pie de la solución vial, provocando desconcierto y titubeos de circulación que, en muchos casos, provocan percances viales.

Lo adecuado sería que se colocaran a 500 y 250 metros antes de la solución vial, además del considerado al pie del mismo.

6.- Mantenimiento periódico a los indicadores viales dentro del área metropolitana, revitalizando la pintura reflejante que permita ver en la obscuridad con claridad, en previsión a una eventual falla eléctrica en el sector.

7.- Falta de indicadores viales en el perímetro del área metropolitana, principalmente en los accesos a la zona urbana, los cuales deberían además de incluir iluminación propia con la leyenda de bienvenida a la ciudad, advirtiendo a su vez al conductor de que se aproxima a zonas bajo control de velocidad.

8.- Falta de información complementaria simplificada que incluya en los indicadores viales, además de las referencias de los nonogramas de carreteras federales, los correspondientes a las carreteras estatales y los referentes al señalamiento de la clasificación vial turística. (Este tema fue tratado en el artículo publicado el domingo anterior.)

9.- Anarquía en la utilización de indicadores “”complementarios” que ya han sobresaturado los pequeños camellones de las avenidas y que más que ayuda, provocan confusión.

En este punto anterior, se incluyen los colocados por un sinnúmero de tiendas comerciales, laboratorios y fábricas.

10.- Por último, lo más importante: Carencia de una secuencia lógica de seguimiento de los indicadores viales, esto es, que en todo momento, el automovilista conserve el carril que lo conducirá a su destino y sea advertido con suficiente tiempo de la dirección que deberá tomar al aproximarse a un complejo vial.

 LA PROPUESTA

Las comparaciones aunque en algunos casos resultan odiosas, requieren de ser aplicadas por quienes buscan la superación y perfeccionamiento de su quehacer, y más si la actividad a la que se dedican lleva implícita el ofrecer resultados benéficos para la comunidad, por lo que resulta básico que los responsables del diseño y planeación del señalamiento vial en las ciudades se enfoquen a la planeación integral del sistema de señalamiento vial en el área metropolitana.

Por lo que se requiere de la imperiosa e inaplazable revisión, reestructuración, modernización y actualización de todo el equipamiento de indicadores viales para que éstos vayan de acuerdo a la dinámica actual de crecimiento y mejoría de la red vial que ahora se lleva a cabo en la Ciudad.

Porque debemos reconocer que actualmente la iniciativa de mejoría específica en este renglón se está dando (estemos o no de acuerdo en algunos casos particulares), y para estar en armonía con esta situación se requiere además de la solución vial integral, la perspectiva visual del diseño estratégico de seguimiento de origen y destino del flujo vehicular, a través de cada carril de cada avenida.

Partir de la concepción de que cada avenida, independientemente de su origen y destino, contiene diversos carriles, y que cada uno de ellos, a su vez, tiene diversos destinos.

Los responsables del diseño de los indicadores viales (Señalética) deben abandonar el esquema de referencias de sitio y ubicarse en el contexto de la zona metropolitana; no se debe seguir colocando señalamiento más propio para “”callezotas anchotas” que para avenidas de varios carriles de circulación, ya que con ésto desvirtúan la solución vial y por consecuencia la inversión económica.

Al salir del puente de Avenida Fidel Velázquez antes de Manuel Barragán, el conductor encuentra varias alternativas sin indicadores para orientarse.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario