Peatón damnificaco1

El peatón, eterno damnificado

Por Jorge Longoria | El Norte | Locales | Pulso Urbano

1.- El automóvil y sus exigencias

Es una realidad innegable, que desde que se inventó el automóvil a principios del siglo, ése ha demandado una atención desmedida y que conforme se ha ido perfeccionando en estabilidad y velocidad, ha requerido de más y mejores vías expeditas para su circulación.

Tanta ha sido su influencia para el desarrollo de las ciudades, que no existe en el mundo “civilizado” un plan de gobierno que no considere, en el rubro de inversiones, fuertes cantidades del presupuesto para el mantenimiento, conservación o “readaptación” y modificación de nuevas vías o complejos viales.

Siendo nuestra entidad, una ciudad aún en busca de su identidad cosmopolita, no se podría dar la excepción.

Monterrey y su área metropolitana crece cada día a pasos agigantados y su perfil lo va conformando, precisamente su vialidad.

Una vialidad, que sin ser de las mejores, tiene rasgos de estar en camino de su definición, solo es cuestión de que los encargados de ello asuman su posición profesional y encaucen los programas hacia la perfección.

Pero, ¿por qué y para quien surge el automóvil?

En primer término, creemos, para que el hombre se pueda desplazar por la ciudad. Surge posteriormente el factor costo de producción y el automóvil sirve solo para el desplazamiento del hombre que lo pueda adquirir.

Y en la actualidad, el automóvil está sirviendo para desplazar al que no lo pueda adquirir…el peatón.

2.- El eterno damnificado

Al diseñar la Infraestructura vial, no se toman en cuenta las necesidades del peatón

Peatón damnificaco2
Peatones a la deriva

El peatón es el ciudadano damnificado por el ciclón de la economía, aquel que requiere de tener la sagacidad, agilidad y condición física suficiente, para sortear los autos, camiones y todo tipo de vehículos, para salvaguardar su vida y la de sus hijos.

Además, debe de ser lo suficientemente fuerte para poder subir y bajar con bultos o niños en los brazos, los obstáculos que las autoridades urbanísticas, comerciantes y líderes de las centrales obreras, se han esmerado en multiplicar por la ciudad.

Como ejemplo del peatón damnificado, podemos citar a los habitantes de las colonias que se ubican al sur de río Santa Catarina, en las faldas de Loma Larga, quienes, si desean, o se ven obligados a ir al centro de la Ciudad, deben de estar dispuestos a “aventurarse” en la odisea de librar los obstáculos “urbanos” que les han sido especialmente diseñados por los asesores urbanísticos y los líderes de las centrales obreras.

Como inicio de su “aventura” rumbo al centro de Monterrey, deben: primero, bajar por lo empinado de sus banquetas (si las hay); segundo, cruzar la Avenida Morones Prieto, (a la que, por cierto le restiraron su camellón central que hacía la función de descanso y protección peatonal), por lo tanto, para cruzarla debe ser en rápida carrera, o bien, si le quedan energías, caminar hasta donde se encuentra un paso peatonal, atreverse a subirlo y bajarlo, eso, si no está un malviviente esperándolo o haciendo sus necesidades fisiológicas.

Con el “calentamiento” físico anterior, debe, en tercer término, cruzar el río, bajando su terraplén, caminar 150 metros, quitarse zapatos y cruzar el “nuevo” (y temporal) canal de estiaje, subir de nuevo el terraplén y repetir la historia de la avenida anterior, ahora con la Avenida Constitución.

Pero la aventura no termina ahí, ya que aún no ha llegado a su objetivo, porque una vez en el centro de la ciudad, debe de tratar de caminar por una serie de banquetas donde hay de todo, desde registros destapados, baches, postes, botes, anuncios, vendedores ambulantes, escalones, peraltes de banquetas irregulares, carteristas, etc.

Cuando por fin llegó a su objetivo de compra, después de varias comparaciones y negociaciones por la calidad y precio, apenas está a la mitad de su “aventura”, ya que debe regresar y recorrer el mismo camino.

Con todo lo anterior, es explicable, la apatía del ciudadano común, por lo que suceda más allá de su círculo de acción.

3.- Las socorridas soluciones

Peatón damnificaco1
A los peatones se les dificulta cruzar las grandes Avenidas en Monterrey

Siendo la ciudad de Monterrey y su área metropolitana una zona influenciada por las costumbres y modismos americanos, mismas que se reflejan en su arquitectura, resulta incomprensible, que no se haya podido abandonar el mismo esquema de solución arquitectónica para los pasos peatonales.

En cambio, las soluciones técnicas constructivas, que han aportado últimamente los ingenieros calculistas, para los pasos peatonales, aventajan por mucho a las soluciones arquitectónicas.

Prueba de esto es, que mientras las primeras han evolucionado, desde sus inicios, con los primeros puentes de estructura de acero con tirantes de varilla redonda, (puente sobre la Avenida Constitución a la altura de Teléfonos de México), hasta la estructuras de concreto pre-esforzado (puentes sobre la Avenida Gonzalitos e Insurgentes), las soluciones arquitectónicas.

Siguen siendo prácticamente las mismas, esto es, con las agobiantes e inhumanas escaleras, con 30 o más escalones, equivalentes a la altura de una casa de dos pisos.

4.- La alternativa

En ciudades como Pachuca y San Luis Potosí, ya se han llevado a cabo soluciones de pasos peatonales, con rampas circulares o elípticas, con un máximo de un 10 por ciento de pendiente, (encontraste con el 30 por ciento requerido para las escaleras).

Las anteriores soluciones, se han probado, tanto con estructura de acero, como de concreto, tal es el caso de la Ciudad de McAllen, Texas.

La anterior solución que ofrece los beneficios tanto para un minusválido, como para las personas de edad avanzada, como para los ciclistas y paleteros facilita el ascenso y descenso hacia los puentes, brindando además de la comodidad y una agradable solución arquitectónica y una invitación a que sean utilizados.

La desventaja que ofrecen, es la de requerir mayor área para su desarrollo, ya que las actuales soluciones, se limitan a invadir las banquetas, obligando en algunos casos a que el peatón que no requiere cruzar la calle, tenga que bajar a ésta para librar la escalera.

Pero la desventaja, se ve como tal, cuando no existe la voluntad política de atender esta situación, ya que, si es posible llevar a cabo afectaciones y expropiaciones para abrir una nueva avenida, también debiera  serlo, para ofrecer soluciones cómodas y seguras al peatón para cruzarlas.

5.- La propuesta

La propuesta práctica sería la de adquirir lotes baldíos, sin ser necesariamente en las esquinas, en áreas que fluctúen entre los 100 y 150 metros cuadrados, para llevar a cabo el desarrollo de las rampas, logrando además, en este espacio, pequeñas plazoletas de esparcimiento familiar, que serían a modo de remanso arborizado de espacios abiertos, logrando de paso cambiar la fisionomía, mejorando el paisaje urbano.

Como de prioridad urgente, se requiere de este tipo de soluciones, a fin de evitar desgracias  que lamentar en los siguientes puntos.

  • Monterrey, Avenida Félix U. Gómez, frente al Hospital de Ginecoobstericia del IMSS.
  • San Nicolás de los Garza, Avenida Miguel Alemán, frente al conjunto habitacional Blas Chumacero.
  • San Pedro Garza García, Avenida Gustavo Díaz Ordaz, en su cruce con calle Corregidora.
  • Ciudad Guadalupe, Avenida Eloy Cavazos y Pablo Livas, frente al Parque La Pastora.

En conclusión, en manos de los próximos Alcaldes, está el reto de intentar brindar a los ciudadano, la igualdad de facilidades para quienes las habitan y no solo para quienes la transitan.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario