De Municipio Modelo, a Municipio Ejemplo

El Norte / Locales / PULSO URBANO

Por: Jorge Longoria

Aparece hoy nuevamente la columna sobre urbanismo y vialidad, en la que tratará en esta ocasión el tema de la problemática vial de San Pedro Garza García y las alternativas para resolverla

San Pedro Garza García en el Estado de Nuevo León, por mucho tiempo considerado por propios y extraños como el municipio modelo a nivel nacional, fue sometido a un difícil examen de evaluación en el mes de septiembre de 1988.

Este examen, impuesto por la imparcialidad de la naturaleza, fue aplicado en varios renglones de lo que se presumía eran sus cartas fuertes, tales como: organización, administración, servicios públicos, infraestructura vial, policía, tránsito, desague pluvial y participación ciudadana.

Los resultados y las vivencias están a la vista de todos y corresponde a la propia ciudadanía la calificación final; en lo que concierne a la estructura vial, y que resultó seriamente dañada, trataremos de dar un enfoque de su situación anterior, actual y posibles soluciones de carácter prioritario.

 PROBLEMATICA ACTUAL

En las últimas tres administraciones municipales, se remarcó la situación del crecimiento sostenido de una población, que, consciente de su participación y poder de decisión, exigía se le satisfacieran sus exigencias que indirectamente, se hacían presentes al saturar cada día más la insuficiente y única vía continua oriente-poniente, poniente-oriente, como lo es la “”Avenida” Vasconcelos. (1).

Esta “”avenida” hace prácticamente la función de eje distribuidor de la vialidad, al intersectar en su largo recorrido desde la Avenida Lázaro Cárdenas (2) (al oriente) hasta la calle Jiménez (3) (al poniente), con los ejes norte-sur como son las avenidas: Real San Agustín (4), Santa Engracia (5), Gómez Morín (6), San Pedro (7), Bosques del Valle (8), Humberto Lobo (9), Santa Bárbara (10) y Corregidora (11).

Por su localización estratégica, las 11 avenidas anteriores en teoría, resuelven las necesidades de interconexión sectorial del municipio, pero la realidad es otra muy distinta.

De estas 11, solo cuatro (Gómez Morín, San Pedro, Santa Bárbara y Corregidora) se comunican al norte representando por lo tanto las únicas vías de comunicación intermunicipal, con Monterrey, pero las dos últimas son vados sobre el lecho del Río Santa Catarina, y por lo tanto expuestas al riesgo siempre latente de su obstrucción por el cauce de las lluvias torrenciales.

Lamentablemente, los vados, al igual que la interconexión de estas avenidas a través del que se constituía como el eje norte de enlace como lo fue la prolongación de la Avenida Morones Prieto (12) sobre el lecho del río Santa Catarina fueron práctica y materialmente borrados de su lugar por la creciente del río el 17 de septiembre pasado.

Hacia el sur, el problema que se acrecienta y descarga sobre la “”Avenida” Vasconcelos, es el hecho de que de las ocho avenidas norte-sur antes mencionadas, sólo las tres primeras (4, 5 y 6), que se localizan al sur-este del municipio, se comunican entre sí en su extremo sur, a través de la incipiente e intermitente Ave. Venustiano Carranza (13).

Las demás, buscan su enlace, precisamente por la “”avenida” (1) antes mencionada, lo que convierte de hecho a estas avenidas en solo calles de un solo destino, y más aún, con la agravente de que su prolongación al sur al cruzar la “”avenida” Vasconcelos, éstas se estrangulan al pasar de dos o cuatro carriles a uno solo de circulación, como ejemplo, está la Avenida San Pedro que disloca para continuar con la calle Río Eufrates, o la Avenida Santa Bárbara que “”continúa” por la calle de Isaac Garza.

SOLUCIONES PARCIALES

Ante la aparente solución vial ya estructurada, el Municipio de San Pedro Garza García se apresta a dar el siguiente paso urbanístico, y asesorado por expertos de la Secretaría de Desarrollo Urbano, se han “”planeado” grandes obras viales en las intersecciones más congestionadas, así, se inician los primeros complejos viales en los cruces de la “”Avenida” Vasconcelos con las Avenidas Santa Engracia y Gómez Morín, (paradójicamente con inicio trágico al colapsarse la cimbra del colado provocando la pérdida de una vida humana).

Pero, ¿hasta dónde son escuchadas las autoridades municipales? ¿Hasta dónde puede planear su crecimiento o decisión de prioridades un municipio autónomo?, porque la prioridad de construir un complejo vial sobre una “”avenida” de trazo descontínuo (1) con anchos irregulares (como lo es la “”Avenida” Vasconcelos), o sobre la Avenida sin destino o sin salida (2) (como lo es la Calzada del Valle), pareciera que son soluciones de agentes de tránsito que buscan resolver no la causa del embotellamiento, sino el efecto.

LA CAUSA:

Improvisación de “”avenidas” en el lecho del río Santa Catarina, falta de continuidad para llevarla a cabo, obras programadas en un tiempo necesario, y que actualmente “”avanzan” con lentitud de largo plazo, (tal como es el caso de la proyectada Avenida Venustiano Carranza (13) al sur del Municipio), aprobación de fraccionamientos “”islas”, que no ligan su vialidad con los ya existentes entorpeciendo su posible enlace con calles adyacentes, proyectando “”avenidas” particulares o exclusivas, obras escenográficas susceptibles a toda contingencia provocada por la naturaleza; apertura de “”centros escolares”, “”centros comerciales” y restaurantes que no cumplen con requisitos mínimos de estacionamiento, y por último una ciudadanía que aunque participativa política y socialmente, pero inmersa en el torbellino de los acontecimientos, ha permitido y participado en el paulatino deterioro de la imagen urbana en todos sus aspectos, a pesar de que algunos grupos de vecinos que conscientes de esta situación han puesto la voz de alerta pero que no han sido escuchados por las autoridades municipales o bien, éstas, no han estado en la situación de poder satisfacer sus demandas. ¿Será acaso por la falta de autonomía?

EL EFECTO:

El caos cotidiano (y recrudecido ahora por los destrozos causador por las lluvias torrenciales del huracán “”Gilberto”), provocado por una población económicamente activa que se transporta exclusivamente en automóvil y requiere de circular diariamente y a todas horas de un extremo a otro del municipio, y ante la falta de avenidas alternas de desfogue, saturan la única vía disponible, y que aunque irregular en su trazo y con diversos anchos (de uno a seis carriles), se le llama “”avenida” Vasconcelos y que por cierto hay que reconocer la excelente calidad de su carpeta asfáltica, que lo mismo soporta un tráfico extremadamente pesado, como un río sobre su cauce o bien un desfile alegórico.

LA REACCION:

Quince mil millones de pesos destinados para la solución parcial de un solo conflicto vial, que con la situación actual de sus avenidas descritas, refleja la intención de soluciones parciales con resultados poco favorables, y representa en todo caso, el traslado del conflicto vehicular a los extremos de esta “”solución vial”.

¿Será acaso, que ya se ha pensado en la construcción del siguiente paso a desnivel en el cruce de las Avenidas San Pedro y Calzada del Valle, con la consiguiente desaparición de la rotonda y su abundante autorización?

Si no se ha pensado en este sentido, al menos los primeros pasos ya se dieron, al instalar la primera semaforización en el cruce de la Calzada del Valle con la calle Río Grijalva, justo al oriente del “”espectacular” conplejo vial.

CONCLUSIONES

Independientemente del rescate político de la autonomía municipal, que deberá corresponderle al próximo presidente municipal, ya sea el Sr. Mauricio Fernández o el Sr. Juan Manuel Parás González, se deberá de enfocar la acción urbana a darle una verdadera red de Avenidas con enlace en su origen y destino, restituyendo la Avenida Morones Prieto (12) con mejores estándares de seguridad que garanticen su permanencia, así como el apresurar la prolongación y conclusión de la ya necesaria Avenida Venustiano Carranza (13), con su enlace con la Ave. San Juan (14) y continuidad (15) hasta la Avenida Lázaro Cárdenas (2), no sin antes pensar en la también necesaria aceleración de la ampliación y estandarización de la “”avenida” Vasconcelos, para darle el verdadero carácter de Avenida.

Por lo demás, las puertas de acceso a Garza García, no pueden estar supeditadas a solo tres accesos confiables (2,5 y 7), ya que los vados (10 y 11) no garantizan su permanencia, poniendo en peligro la seguridad de toda la comunidad en general que ante cualquier contingencia, el municipio permanece aislado e incomunicado, (como ya ocurrió en el pasado mes de septiembre), evitando con ello el rápido auxilio a la población, por lo cual, consideramos que es prioritario se lleven a cabo verdaderas obras de apoyo vial que den el mergen de seguridad que se requiere en en municipio de esta importancia.

Obras como el túnel de comunicación a través de la Loma Larga (16) que conecten directamente al centro de Monterrey, requieren de una nueva evaluación prioritaria y que conjuntamente con su enlace a las ya mencionada prolongación de la Avenida Venustiano Carranza hasta su cruce con la Avenida Lázaro Cárdenas (en el oriente), y su interconexión además a la de Morones Prieto (en el poniente), constituirían un verdadero y efectivo circuito vial de desfogue y distribución periférica tan necesaria al municipio en la actualidad, ya que el futuro por fin nos alcanza, hablar del año 2000 es hablar de mañana mismo.

Estamos conscientes de que planes de esta envergadura requiren de recursos económicos sin precedentes en este municipio, así como que el de que este mismo es últimamente asediado por los grandes inversionistas atraídos precisamente por su fama de municipio con modelo residencial, y por lo tanto adecuado para la ubicación de los corporativos y hoteles que buscan el remanzo de la tranquilidad y la excelencia, pero consecuentemente, están contribuyendo en forma alarmante al congestionamiento y merma de los servicios públicos. Por ello, se deberá buscar que para este gran esfuerzo, la participación conjunta y extraordinaria de vecinos, gobierno, inversionistas, empresarios y sobre la voluntad y entrega de un presidente municipal que tanga la gran capacidad de coordinar y concertar este esfuerzo para poder retomar el camino de la excelencia municipal en todos los sentidos.

De no replantear las estrategias de desarrollo otorgándole su carácter prioritario a lo anterior y sin valorizar la experiencia vivida en el pasado mes de septiembre, San Pedro Garza García pasará el día de mañana, de ser el municipio modelo, a el municipio ejemplo, pero, de lo que no se debe hacer o dejar de hacer.

 

 

 

 

 

 

 

Los congestionamientos viales son cada vez más frecuentes en San Pedro Garza García.

About Jorge Longoria

Analista Urbano y experto en Planeación Estratégica de Ciudad. Su experiencia en el ámbito urbano datan desde 1981 y se desempeña como Analista, Planificador y Consultor Urbano, además de dictar Conferencias en diversos Foros y agrupaciones profesionales. estudiantiles y organizaciones ciudadanas. Twitter: @JorgeLongoria

Check Also

Fashion Drive 1

Fashion Drive: “Preocupa la parcialidad de la autoridad”

Víctor Gómez @vic_gr | Publimetro Monterrey Análisis de Jorge Longoria, urbanista:  Lo que esto manifiesta es ...

Deja un comentario